De llamadas de emergencia falsas con tintes racistas a crimen de odio

Piden que las llamadas al 911 que son utilizadas para perjudicar a las personas por racismo sean consideradas un delito.

De llamadas de emergencia falsas con tintes racistas a crimen de odio
Operadora que recibe llamadas de emergencia.
Foto: WFMY / WFMY/Screenshot

Un joven afroamericano en un supermercado descubrió a una joven de raza blanca cuando robaba artículos del establecimiento y decidió filmarla con su teléfono celular.

En respuesta, la joven llamó al número telefónico de emergencias 911 y denunció falsamente que estaba siendo atacada sexualmente en el supermercado por el joven afroamericano.

La escena la recordó este martes el asambleísta Reggie Jones Sawyer al hablar en conferencia sobre una propuesta de ley que, de aprobarse, impondrá por primera vez sanciones a quienes llamen a emergencias con intención de perjudicar a otras personas por su color de piel, su origen, su religión o su orientación sexual.

La propuesta de ley AB 1775 convertirá las llamadas falsas de emergencias con tintes racistas “en delitos de odio”, dijo el legislador.

Asambleísta Reggie Jones Sawyer. (Suministrada)

“Qué habría pasado si en el caso de ese joven en el supermercado no hubiera testigos, si no hubiera video, si la policía se presenta y solamente están el joven y su acusadora y es la palabra de uno contra la de otro”, cuestionó el asambleísta.

Hasta ahora, explicó el legislador, las llamadas a emergencias con intención de acosar a otras personas han quedado impunes.

-Pero de aprobarse la AB 1775, las llamadas a emergencias para perjudicar a otros dejan de considerarse ejercicio de la libertad de expresión.

También permitirá que las llamadas de emergencia a autoridades por falsos reportes sean empleadas como evidencia en juicios en cortes.

Asimismo permitirá considerar violación al código de libertades civiles cuando una persona llame o amenace con llamar a emergencias como manera de presionar a otras.

Rosa Ramos, la presidenta de la Asociación de Despachadores Profesionales de Emergencias en California, una agrupación con más de 8,000 miembros en el estado, dijo a La Opinión en charla telefónica que por ahora no hay manera de sancionar a quienes llaman a emergencias para acosar a otras personas.

Rosa Ramos, presidenta de la Asociación de Despachadores en CA. (Suministrada)

“Lo que nos da pendiente es que cuando se abusa en llamadas al 911, nosotros no podemos responder a llamadas que son verdaderas emergencias”, declaró la también jefa de despachadores del condado de Alameda.

Las llamadas falsas absorben recursos y pueden ocupar servicios que se necesitan verdaderas emergencias.

Ramos dijo desconocer si hay una estadística de llamadas falsas con motivos de acoso racial o religioso, pero afirmó que la popularidad de los teléfonos celulares y el uso de redes sociales han aumentado la respuesta al tratar de usar los servicios de emergencias para perjudicar a otras personas.

“He sido despachadora desde el 2003 y lo que he notado es que ahora la comunidad está viendo algo que ya pasaba pero que antes no veíamos porque no teníamos los recursos tecnológicos que tenemos ahora”, dijo Rosa Ramos.

La asociación de despachadores apoya la iniciativa AB 1775 y, de acurdo con Ramos, “también la comunidad debiera hacerlo, porque los despachadores necesitan enfocarse en responder a verdaderas emergencias, sin gastar recursos en llamadas falsas”.

La iniciativa AB 1775 se encuentra ahora ante el comité de presupuesto de la asamblea, lo que significa que la cámara baja estatal analiza cuánto costaría implementarla como ley.

Pero la propia AB 1775 podría aportar fondos mediante multas.

La actual ley impone una sanción de unos 250 dólares a quienes hasta cuatro veces hayan llamado al número telefónico de emergencias 911 para acosar a otras personas.

De aprobarse la AB 1775 quienes llamen falsamente para acosar enfrentarían hasta un año de prisión y una multa de $2,000 dólares cada vez que llamen.

La ley podría límites al fenómeno social que se ha denominado “Karen”, en referencia a mujeres de raza blanca generalmente de mediana edad que llaman a emergencia como forma de acosos a personas negras o latinas.