Los bares y restaurantes del sur de Florida se llenan de gente después de que el gobernador quitara las restricciones

Los alcaldes dicen estar "confundidos" porque temen que los casos vuelven a subir en pocas semanas

Los bares y restaurantes del sur de Florida se llenan de gente después de que el gobernador quitara las restricciones
Una pareja disfrutando de unas bebidas en un bar de Miami Beach.
Foto: AFP / Getty Images

En Fort Lauderdale, al norte de Miami, los bares se llenaron de gente brindando y celebrando porque el gobernador, el republicano Ron DeSantis, eliminó las restricciones del distanciamiento social y prohibió multar a las personas que no lleven mascarillas en los espacios públicos.

“Estoy sano, soy fuerte y me siento cómodo con todos mis amigos”, decía Dan Gibby, que estaba disfrutando del sábado en el local Elbo Room.

Te puede interesar: Cancelan la feria Art Basel en Miami Beach por el coronavirus

El máximo responsable del estado hizo un anuncio inesperado el viernes al levantar todas las restricciones y permitir que reabrieran todos los negocios, un movimiento para reabrir la economía a pesar de que el virus continúa propagándose por Florida.

Su decisión permite que bares y discotecas, los negocios que no podían abrir, ahora lo puedan hacer.

Su orden ejecutiva de tres páginas prohíbe a los gobiernos limitar la capacidad a menos del cincuenta por ciento. En todo el estado, no habrá restricciones de capacidad. También eliminó las multas relacionadas con la COVID-19.

Te puede interesar: La Universidad de Miami registra 141 positivos en coronavirus en los primeros días de clases

El sábado se registraron 2,795 nuevos casos de coronavirus. El alcalde de Miami, Francis Suárez, dijo estar muy preocupado ante esta decisión.

“Una de las cosas que más me preocupa es nuestra orden sobre las mascarillas. Estoy realmente preocupado de que los casos continúen aumentando y luego tengamos que volver a una situación por la que hemos estado trabajando muy duro para evitar”, subrayó al tiempo que admitía que la orden del gobernador era confusa y arriesgada.

“No está muy claro qué se puede y qué no se puede hacer”, dijo.

Te puede interesar: Muere empleado de un popular hotel de Miami Beach: contrajo coronavirus tras ser despedido y perder el seguro médico

El alcalde de Fort Lauderdale también está preocupado. “Nos dejó a muchos preguntándonos a dónde vamos desde aquí. La orden del gobernador era tan abierta que los dueños de negocios realmente no tenían ninguna dirección sobre qué hacer”, apostilló.