4 claves de la segunda jornada de confirmación de la jueza que Trump nomina a la Corte Suprema

Muchos han criticado a Amy Coney Barrett por sus posiciones conservadoras en temas como la inmigración, la discriminación o el aborto

4 claves de la segunda jornada de confirmación de la jueza que Trump nomina a la Corte Suprema
La jueza Barrett hizo hincapié en la independencia judicial.
Foto: ERIN SCOTT / EFE

La nominada del presidente Donald Trump como jueza del Tribunal Supremo, Amy Coney Barret, se ha enfrentado este martes a las preguntas de los senadores de la comisión judicial. La segunda jornada de la audiencia de confirmación de la jueza conservadora se alargó hasta bien entrada la tarde y de ella se pueden extraer cuatro claves:

1. Acallar críticas

Las respuestas de la jueza Barrett buscaron en buena medida tranquilizar a quienes han alertado por su conservadurismo, tal y como apunta Amber Phillips, de The Washington Post.

Muchos ven sus opiniones sobre temas como la inmigración, la discriminación, el aborto, la asistencia médica como un retroceso en cuanto a derechos civiles. La candidata de Trump no indicó el martes cómo se pronunciaría sobre estos temas si llega al Supremo, aunque se mostró abierta a desafiar el fallo que legaliza el aborto.

2. Retrato de mentalidad abierta

Barrett quiso mostrarse más abierta de lo que sus críticos dicen que es y aseguró haber tomado “diferentes decisiones” y no habérselas tratado de imponer a otras personas. La jueza aseguró que puede dejar de lado su fe católica a la hora de decidir los casos.

3. Asistencia sanitaria

Una de las grandes advertencias es la posibilidad que, con Barrett dentro del Tribunal Supremo, la ley de asistencia médica asequible (conocida como ObamaCare) corra peligro. Este martes, ella afirmó no ser “hostil” a la ley, aunque no adelantó como se pronunciaría en caso de que un nuevo desafío legal llegara al Supremo.

4. Omnipresencia de Trump

El presidente no favoreció el intento de Barrett y los senadores republicanos de tratar de dar la imagen de una jueza independiente que es capaz de dejar de lado sus creencias personales a la hora de encarar su trabajo.

Barrett trató de esquivar una pregunta sobre cómo el presidente -que la nomina- se ha pronunciado en contra del ObamaCare. “No puedo hablar sobre lo que el presidente ha dicho en Twitter”, respondió. Y agregó está “comprometida al 100% con las independencia judicial de la presión política”.