Despiden a dos oficiales del sur de Florida después que una arrestada diera a luz en la cárcel

La mujer empezó a tener dolores de parte y fue ignorada

Despiden a dos oficiales del sur de Florida después que una arrestada diera a luz en la cárcel
La Oficina del Sheriff del Condado de Broward abrió una investigación sobre lo sucedido.
Foto: Archivo / El Diario

Hay una nueva ley que ha recibido el nombre de Tammy Jackson: dice que es responsabilidad del estado cuidar a las reclusas embarazadas. A finales del mes pasado, otra mujer se vio obligada a dar a luz dentro de una cárcel del condado de Broward, al norte de Miami.

Una carta enviada el miércoles por el Defensor Público del Condado de Broward al alguacil Gregory Tony exigía respuestas. Tony ha tomado medidas y ya ha anunciado el despido del coronel Gary Palmer y la teniente coronel Angela Neely, ambos del Departamento de Detenciones.

Te puede interesar: 80 escuelas de Miami reportan casos de coronavirus: la lista completa

“Hice una revisión del asunto y determiné que las fallas en el nivel de comando ocurrieron por parte del coronel Palmer y la teniente coronel Neely en este caso”, explicó Tony en un comunicado.

Especificó que “sus despidos se derivan tras una revisión adminisrativa de un incidente a finales de septiembre cuando una reclusa en la enfermería de mujeres de North Broward dio a luz a un niño”.

La agencia también dice que se inició una investigación de asuntos internos “para determinar las acciones de los agentes de detención, así como del personal médico de Wellpath, el proveedor de atención médico de las cárceles durante el incidente”.

Te puede interesar: La policía arresta a un asesino fugitivo de Nueva York en la playa de Miami

Fue a finales de septiembre cuando la reclusa Stephanie Bretas, de 28 años, comenzó a tener contracciones y a llorar por los fuertes dolores de parto, según la carta del defensor público.

La carta afirmaba que Bretas fue ignorada y terminó teniendo a su bebé en la celda.

“Me siento muy decepcionada de cómo funciona el sistema para las mujeres. Muestra falta de compasión y es simplemente inhumano”, dijo el jefe asistente de la oficina del defensor público, Gordon Weekes.