¿Por qué los republicanos se niegan a reconocer la victoria de Biden? Te damos tres razones

La mayor parte de los altos cargos del partido no tienen esperanzas de que Trump pueda cambiar el resultado electoral

La popularidad de Trump puede influir en que los conservadores se hagan con la mayoría del Senado.
La popularidad de Trump puede influir en que los conservadores se hagan con la mayoría del Senado.
Foto: Chris Kleponis / EFE

La mayor parte de los altos cargos del Partido republicano en el Congreso y en la Administración Trump no tienen esperanzas de que Donald Trump pueda cambiar el resultado electoral con denuncias infundadas de fraude. Aún así, no se han enfrentado al actual presidente y repiten sus acusaciones sin pruebas.

Según The Washington Post ay tres razones que podrían explicar su actuación:

  1. Creen que es la mejor manera de hacer ver a Trump que ha perdido. “¿Cuál es la desventaja de seguirle la corriente durante este poco de tiempo? Nadie piensa seriamente que los resultados cambiarán“, dijo esta semana un republicano al Post.
  2. No creen que haya peligro en mantener esta situación un poco más. Se espera que todos los estados certifiquen sus resultados a final de este mes y que a mediados de diciembre, los electores se reúnan y voten oficialmente quién es el presidente. El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, ha dejando claro que una vez que voten los colegios electorales, los resultados serán indiscutibles. Pero, mientras tanto, parecen que seguirán obstaculizando la transición a un gobierno de Biden, algo que podría suponer riesgos de seguridad nacional y ralentizar la distribución de la vacuna para el coronavirus.
  3. La mayoría en el Senado aún está por decidir. Los republicanos aún necesitan un escaño más para controlar la Cámara Alta. Para conseguirlo, deberán ganar al menos uno de los dos puestos que están en juego en las elecciones de segunda vuelta que se celebrarán en Georgia en enero. El partido ha visto que Trump, que ha recibido más de 72 millones de votos en todo el país, ha ayudado a que senadores y representantes ganen en algunos lugares y quieren que vuelva a hacerlo en enero. No es casual que los dos candidatos republicanos a la Cámara Alta, David Perdue y Kelly Loeffler estén afirmando que hubo fraude (sin mostrar evidencias) y que incluso hayan pedido la dimisión del secretario de estado de Georgia (también republicano).