Cámara de Representantes aprueba paquete de estímulo que incluye pagos directos de $600 dólares

Se trata de un plan de rescate de $900,000 millones dólares que acordaron líderes de ambos partidos y que aún tiene que aprobar el Senado

Cámara de Representantes aprueba paquete de estímulo que incluye pagos directos de $600 dólares
Nancy Pelosi y Mitch McConnell son dos de los negociadores del paquete de estímulo.
Foto: Getty Images

La Cámara de Representantes aprobó este lunes un paquete de ayuda económica de $900,000 millones de dólares que pretende acelerar la distribución de vacuna, enviar ayuda a los pequeños negocios y hasta $600 dólares a la mayoría de los estadounidenses y mejorar las prestaciones al desempleo, entre otras cosas.

El proyecto de ley se tendrá que votar después en el Senado, donde se espera que se apruebe la misma noche de este lunes si ningún senador se opone a una votación rápida. La votación a favor de la Cámara Baja llega un día después de que los líderes en el Congreso de ambos partidos llegaran a un acuerdo que estuvo negociándose durante meses.

Este plan de recuperación económica de 5,593 páginas va de la mano con un proyecto de ley para financiar al Gobierno federal y, entre otras medidas, incluye:

  • Pagos directos de hasta $600 dólares por adulto (y $600 dólares por dependiente). Los ciudadanos casados con inmigrantes que pagan impuestos a través de un número ITIN esta vez sí podrán recibir su parte.
  • Prestaciones por desempleo de $300 dólares semanales.
  • Unos $284,000 millones de dólares para el programa de protección de nóminas destinado a las pequeñas empresas.
  • $25,000 millones en asistencia para el alquiler.
  • Una extensión de la la moratoria de desalojo.
  • $82,000 millones para escuelas y universidades.

Esta aprobación arroja algo de luz a meses de incertidumbre en los que los negociadores no se ponían de acuerdo. Los demócrata habían propuesto inicialmente un paquete de estímulo de más de $3 billones de dólares y este ni siquiera llega al billón. El acuerdo que alcanzaron deja fuera tanto la partida presupuestaria para gobierno locales y estatales como la protección a empresas ante demandas relacionadas con el coronavirus. Ambas medidas habían estancado las negociaciones.