Tarjeta Roja: A falta de estrellas en la cancha, la Liga MX brillará en los banquillos

El 2021 será el año con mayor calidad en los banquillos en toda la historia del fútbol mexicano

Javier Aguirre vuelve el fútbol mexicano 20 años después.
Javier Aguirre vuelve el fútbol mexicano 20 años después.
Foto: Imago7

La eliminación del descenso, contratación de jugadores extranjeros sobrevalorados entre muchos otros escándalos han devaluado la Liga MX a últimas fechas, eso es un hecho; el nivel de competencia ha bajado recientemente y para todos es claro que se necesita un apretón de tuercas para volver a ser una de las ligas con mejor nivel del continente. Al menos, una liga que brinde un buen espectáculo en todas sus jornadas.

Al parecer, los propietarios del balón ya se dieron cuenta también o al menos eso se ve reflejado en el excelente nivel de entrenadores que habrá en el arranque del 2021, definitivamente el torneo con mayor calidad en los banquillos en toda la historia del fútbol mexicano.

Sí, suena rimbombante, pero el simple regreso de Javier Aguirre eleva el nivel a uno nunca antes visto: el “Vasco” es el mejor entrenador en la historia del fútbol mexicano, el único con relevancia europea y que vuelve -inesperadamente eso sí- a aportar su experiencia, carisma y brillantez una liga que lo necesitaba como nunca.

En la otra esquina, el “Tuca”, el entrenador más regular en la historia de la Liga. El estilo de Ferretti tiene muchos detractores, pero su eficiencia y dominio del torneo en la última década es incomparable. Se va a poner buenísima la rivalidad entre estos dos en el norte del país, eso es un hecho.

Por otro lado, Víctor Manuel Vucetich, otra leyenda que solo ha sido ensombrecida por el maltrato que recibió en la selección nacional. Un genio del fútbol con un desempeño fuera de serie: 5 títulos de liga y tricampeón de Concachampions con Rayados. El “Rey Midas” que está acostumbrado a hacer milagros está listo para hacer uno más en Chivas.

Santiago Solari llega al puesto más difícil de la Liga MX, dirigir al América es estar en la silla caliente todos los días. El “indiecito” llega con experiencia plena en manejo de vestidores estelares, aunque con poco palmarés que lo respalde, es una fuerte apuesta para el América que en el papel también elevará el nivel de todo el fútbol mexicano.

Por todos los puntos geográficos de la Liga MX hay nivel en los banquillos: Nacho Ambriz, técnico campeón y con un un equipo de miedo, Pablo Guede, un entrenador revolucionario que apenas está tomando calor en Tijuana, la experiencia de Tomás Boy en Mazatlán y la solvencia del “Profe” Cruz en Necaxa.

Juan Reynoso, otro tecnicazo que ha demostrado su calidad en Perú y con el Puebla, tiene todo para desmantelar la maldición de su amada Máquina Celeste y Lillini, en unas buscará dejar claro que lo ocurrido el torneo pasado no fue casualidad.

Vale la pena que en el banquillo y listo para saltar a apagar algún fuego de su altura están el “Turco” Antonio Mohamed y otro viejo conocido: Miguel Herrera.

Una Liga que está necesitada de estrellas en la cancha, las ha buscado en los banquillos, un movimiento inteligente, ojalá se vea reflejado pronto en el espectáculo futbolístico.