Conductor de Suelta La Sopa, diagnosticado con un tumor maligno, vence el cáncer y rompe el silencio

El tumor medía siete pulgadas y estaba alojado detrás de los intestinos

Juan Manuel Cortés.
Juan Manuel Cortés.
Foto: Mezcalent

Juan Manuel Cortés es una de las estrellas de Suelta La Sopa. El año pasado -2020- el director de contenido de este programa fue diagnosticado con un tumor maligno, y ha vencido al cáncer por segunda ocasión. Hoy, este presentador colombiano rompe el silencio y habla de todo su proceso y lucha por su salud.

El panelista del programa de espectáculos que se transmite por Telemundo conversó con la revista People en Español, y a dicho medio le confesó que cada mañana para él es un milagro de vida. Le agradece a Dios todo, incluso por el aire que respira.

“Desde que pasé por el proceso del cáncer en mayo de 2015, adopté una costumbre: cada mañana al despertar, le agradezco a Dios por el milagro de la vida. Para atraer milagros, es fundamental valorar las bendiciones que ya tienes, incluso agradecerle a Dios por el aire que respiras”, dijo Cortés.

Cuando empezó esta lucha por su salud tomó una actitud productiva con respecto a su sana alimentación. El año 2020 también fue importante para él bajo esta óptica: “Gracias a Dios sigo libre de cáncer y mi salud es perfecta. Durante el 2020, particularmente, estuve muy dedicado a cuidar mi sistema inmunológico, a través de la comida. Me despierto y tomo bicarbonato con limón y agua en ayunas. Luego tomo té de hoja de guanábana. Siempre incluyo frutas frescas en mi desayuno, pues están cargadas de nutrientes muy benéficos”.

Para Juan Manuel es importante tener un sistema inmunológico con defensas fuertes para que su cuerpo pueda enfrentarse a cualquier eventualidad fortalecido. “También tomo jugos verdes cargados con alimentos ricos en vitamina C. Y los exámenes de sangre que me realiza mi oncóloga cada tres meses, han demostrado que todo esto me ha servido mucho, pues mis defensas están más altas que nunca”.

El año 2020 a inicios tuvo que ser intervenido quirúrgicamente para vencer un nuevo cáncer. A Dios le da las gracias porque venció el miedo y las dudas. Gracias a Dios, a la medicina y a su fe el conductor de televisión salió victorioso de este segundo cáncer, una segunda prueba de fe.

“Al llegar al hospital el 6 de enero de 2020, yo estaba completamente seguro de que Dios me iba a cuidar, que iba a guiar las manos del doctor, quien al terminar la cirugía estaba impresionado de lo bien que había salido todo”, aseveró.

También contó cómo empezó todo: “Al comienzo sentí miedo, como es natural, pero comprendí que yo tenía que tener certeza, porque de esa manera iba a ayudar a mi doctor a que la cirugía saliera perfecta… Yo me preparé para esa cirugía durante varios meses. Por una parte, bajé de peso e hice mucho ejercicio, pues era una operación muy compleja, había que sacar un tumor gigante (de 7 por 7 pulgadas), alojado detrás de mis intestinos, en una zona de difícil acceso. Así que si bajaba grasa en mi abdomen, la cirugía era más fácil. Por otra parte, me preparé emocional y espiritualmente para llegar al quirófano con una fortaleza inquebrantable”.

Su fe ha sido una constante en su vida, por esta razón siempre agradece a Dios cada logro obtenido, cada victoria sumada en su vida y en su estado de salud: “Mi recuperación fue muy rápida y luego nos encontramos con la sorpresa de que, a diferencia de lo que habíamos pensado el tumor no era benigno y tenía otro tipo de cáncer adentro. Pero gracias a Dios, ese cáncer salió de mi cuerpo con el tumor“.