Kanye West no se reunió en secreto con un influencer de TikTok en un hotel

Cole Carrigan ha pedido perdón públicamente, negando la supuesta relación

Kanye West no se reunió en secreto con un influencer de TikTok en un hotel
Kanye West.
Foto: Roy Rochlin / Getty Images

Desde que comenzaron a circular los primeros rumores de que Kanye West y Kim Kardashian estaban al borde del divorcio, al rapero se le han atribuido varios romances sin confirmar con otros famosos. Primero fue el popular maquillador Jeffree Star, con quien se aseguró que le había sido infiel a la madre de sus cuatro retoños, aunque el “tercero en discordia” se apresuró a aclarar que esa historia era falsa, y hace unos días otra estrella de TikTok, Cole Carrigan, afirmó que se había reunido con el músico en un hotel de la cadena W en una cita organizada por su antiguo guardaespaldas, Steve Stanulis.

Ahora el joven -que tiene más de 300 mil seguidores en la plataforma de videos- ha pedido perdón públicamente al matrimonio tras recibir una carta de Stanulis, que niega rotundamente su historia, en la que le amenaza con emprender acciones legales en su contra. Aunque no ha reconocido en ningún momento que se inventara toda la historia, sí ha admitido que su intención era dañar la reputación de Kanye como castigo por su posicionamiento político de los últimos años.

View this post on Instagram

A post shared by Cole Carrigan (@colecarrigan)

“Para no ser demandado y acabar en los juzgados, tengo que disculparme con el señor West y Kim Kardashian West, así que… Kim, si estás viendo esto, lo siento. Sinceramente, sólo hice lo que hice porque tu marido votó por Trump y no podemos tolerar ese tipo de payasadas en Estados Unidos”, ha afirmado Carrigan, que espera que la celebridad no le guarde demasiado rencor y le envíe muestras de su colección de maquillaje.

Georgina Rodríguez: como “pez” en las aguas de Dubai

Miley Cyrus ha reclutado a Elton John para su disco homenaje a Metallica

Karlie Kloss ha tratado de hacer entrar en razón a sus cuñados Ivanka Trump y Jared Kushner