Tarjeta Roja: ¿Por qué a los equipos argentinos siempre les pasa lo mismo?

Los equipos brasileños arrasaron con Boca y River, aunque en Argentina ya daban por hecho esa final

Tarjeta Roja: ¿Por qué a los equipos argentinos siempre les pasa lo mismo?
Leo Messi ha perdido 4 finales con la selección argentina.
Foto: Getty Images

Horas y horas le dedicaron los medios argentinos a “futurear” con otra final de la Copa Libertadores entre Boca Juniors y River Plate, casi todo un país haciendo análisis profundos de un hipotético desenlace entre los dos equipos más populares de Argentina, pero muy lejos de los mejores clubes del continente.que el día de hoy son Santos y Palmeiras, ambos brasileños.

Es un hecho que, con excepción de esa surrealista final en Madrid del 2018, los equipos brasileños han dominado esta competencia en la última década con claridad, doblando en títulos a los clubes argentinos, y sin embargo, estos ya daban por hecho ese Clásico en la gran final… ¿por qué? Solo ellos lo saben.

Argentina ha dejado de ser la potencia mundial que fue durante finales de los setenta, los ochenta y principio de los noventas, en gran parte debido al genio de Maradona. Sí, el Mundial del 78 lo ganaron sin “El Pelusa” pero -sin ser suspicaz- ese Mundial lo hubieran ganado con Diego o sin Diego.

A partir de ese momento Argentina se volvió uno de los peces más gordos en el océano futbolístico: su coronación en el 86, la final del 90 y el equipazo que les desmantelaron en 1994 fueron picos altísimos para el rendimiento de la Albiceleste y también en la historia del fútbol mundial, puntos que nunca más repitieron.

Después de la Copa América del 93 Argentina no ganó nada, ni con el equipo plagado de estrellas que hizo el ridículo en Corea-Japón 2002, ni con el mejor jugador del mundo que fue Leo Messi durante más de una década pudieron trascender. La final ante Alemania en 2014 fue dolorosa, pero para ganarle a ese equipo alemán ahí sí hubieran necesitado a Maradona. 27 años en cero; se podría decir que la grandeza argentina en el mundo del fútbol se limita al tiempo que estuvo en actividad Diego… de hecho, sería imposible negarlo.

Es un chiste coincidente que en Argentina no son nada sencillitos y el caso del fútbol es claro y también  doloroso. Es un hecho que los países latinoamericanos se están rezagando en comparación a las potencias europeas y ya no es suficiente un puñado de buenos y aguerridos jugadores y buena suerte para ganar un Mundial, ahora se necesitan muchos más recursos, infraestructura y un profesionalismo, eso, europeo.

El caso de la Copa América es simplemente incomprensible, casi tres décadas de dejar el dominio sudamericano prácticamente por completo en manos de su más grande rival, Brasil y además perdiendo cuatro finales. Viendo en retrospectiva, la crisis del fútbol argentino es larga, profunda y ni siquiera un jugador tan brillante como Leo Messi los ha podido sacar de ella. Aunque no lo quieran ver.