Letal y decisivo: Luis Suárez convirtió al Atlético de Madrid en el mejor equipo de La Liga

El delantero charrúa es líder de goleo y de un equipo que es favorito al título

Letal y decisivo: Luis Suárez convirtió al Atlético de Madrid en el mejor equipo de La Liga
Luis Suárez, el nuevo ídolo colchonero.
Foto: EFE

No nos cansaremos de reconocer el profundo cambio que ha ocurrido en el Atlético de Madrid desde la llegada de Luis Suárez: 11 goles, fundamentales para 12 puntos y clave en tres de las últimas cuatro victorias que han situado a los colchoneros con siete puntos de ventaja en el liderato y al uruguayo como el delantero rojiblanco más efectivo desde Radamel Falcao.

Más allá de la nueva propuesta de juego del Atlético, de la evidente mejoría como visitante consiguiendo 19 puntos de 24 posibles y de los buenos momentos que viven otros compañeros del charrúa, el Atlético tiene esta temporada un valor diferencial y se llama Luis Suárez.

Con los dos de ayer ante el Eibar, son 11 tantos en Liga, con los que iguala al frente de la tabla de máximos goleadores a su amigo Lionel Messi, con 3 partidos menos disputados (14 frente a 17), lo que pone a Suárez en una media de 0,79 goles por partido, la mejor de un delantero rojiblanco desde Falcao en la 2012-13.

En aquel entonces Falcao promedió 0,82 tantos por encuentro (28 en 34 jornadas), seguido por Diego Costa el curso siguiente con 0,77 (27 en 35 partidos). El francés Antoine Griezmann hizo su mejor media, de 0,59 tantos por duelo, en las campañas 2014-15 y 2017-18.

Los goles del charrúa han sido claves en al menos 12 puntos de los 44 que sitúan al Atlético en la cima de la tabla de La Liga. En esas unidades se incluyen los 3 puntos en Eibar, los obtenidos ante el Alavés (1-2) cuando decidió el duelo en el minuto 90, el gol del triunfo contra el Getafe (1-0) y los dos tantos contra el Elche que resolvieron el encuentro 3-1.

También marcó dos en la goleada al Granada (6-1), uno al Celta (0-2), el Betis (2-0), y otro al Cádiz (4-0).

Suárez se ha convertido en un arma clave en este Atlético al que llegó en septiembre después de que el Barcelona decidiera darle salida y al que, pese a las dudas que podría generar su adaptación a un equipo que teóricamente genera menos ocasiones que el conjunto azulgrana, se ha adaptado perfectamente.