Acusan a 3 hombres de delitos federales de odio por el asesinato del afroamericano Ahmaud Arbery en Georgia

Gregory McMichael, su hijo, Travis McMichael, y William "Roddie" Bryan fueron acusados de crimen de odio por el asesinato del afroamericano Ahmaud Arbery

Gregory McMichael, de 64 años; su hijo Travis McMichael, de 34, y William "Roddie" Bryan, de 50 enfrentan nueve cargos.
Gregory McMichael, de 64 años; su hijo Travis McMichael, de 34, y William "Roddie" Bryan, de 50 enfrentan nueve cargos.
Foto: Cárcel del condado de Glynn / Getty Images

Un gran jurado acusó a tres hombres de Georgia de delitos de odio federales e intento de secuestro por la muerte de Ahmaud Arbery, un hombre afroamericano de 25 años que recibió un disparo mientras corría el año pasado.

Gregory McMichael, de 65 años; su hijo, Travis McMichael, de 35 años; y William “Roddie” Bryan, de 51 años, fueron acusados ​​cada uno de un delito de injerencia en los derechos y de un delito de intento de secuestro, según un comunicado del Departamento de Justicia.

Travis y Gregory McMichael también se enfrentan a acusaciones federales de uso de armas para infligir violencia.

La acusación formal alega que los acusados ​​utilizaron la fuerza y ​​las amenazas para intimidar e interferir con el derecho de Arbery a utilizar la vía pública porque era afroamericano.

Los McMichaels persiguieron a Arbery a través de un vecindario suburbano de Brunswick, Georgia, gritándole, cortando su ruta para correr con su camioneta y amenazándolo con armas.

Arbery murió durante ese encuentro el 23 de febrero de 2020.

Cuando en mayo se filtró y publicó en línea un video que capturaba la confrontación, provocó una indignación generalizada y la investigación del caso se aceleró.

Posteriormente, los tres hombres fueron acusados ​​en un tribunal estatal de Georgia. Ellos también se enfrentan a acusaciones por delitos estatales que incluyen asesinato, agresión agravada y encarcelamiento falso. Aún no se ha fijado una fecha para el juicio para ese caso.

Los defensores están molestos

Los abogados que representan a Travis McMichael dijeron a Associated Press que estaban molestos “porque el Departamento de Justicia compró la narrativa falsa que los medios de comunicación y los fiscales estatales han promulgado”.

“No hay absolutamente nada en la acusación que identifique cómo esto es un crimen de odio federal e ignora sin disculparse que la ley de Georgia permite a un ciudadano detener a una persona que estaba cometiendo robos hasta que llegue la policía”, dijeron los abogados Bob Rubin y Jason Sheffield a la AP.

Los abogados de McMichaels han dicho que estos persiguieron a Arbery, sospechando que era un ladrón, después de que las cámaras de seguridad lo hubieran grabado previamente entrando en una casa en construcción. Dicen que Travis McMichael le disparó a Arbery mientras temía por su vida mientras luchaban por una escopeta.

Los fiscales locales declararon que Arbery no robó nada y que simplemente estaba haciendo jogging cuando los McMichaels y Bryan lo persiguieron.

El caso es el proceso federal de derechos civiles más importante emprendido hasta la fecha por el Departamento de Justicia de la administración Biden y se produce cuando los funcionarios federales se han movido rápidamente para abrir investigaciones exhaustivas sobre departamentos de policía en problemas, ya que los derechos civiles ocupan un lugar central entre las prioridades del gobierno.

Con información de NPR y The Associated Press