Biden pretende reciclar baterías de autos eléctricos para acelerar la transición energética en Estados Unidos

A casi un mes de sus declaraciones desde la planta de Ford donde se produce la F-150 Lightning, el presidente Biden podría estar a punto de considerar el reciclaje de baterías para acelerar la transformación energética del país

El presidente Joe Biden habló de su plan para electrificar Estados Unidos como antesala al lanzamiento de la Ford F-150 Lightning.
El presidente Joe Biden habló de su plan para electrificar Estados Unidos como antesala al lanzamiento de la Ford F-150 Lightning.
Foto: Sam VarnHagen/Ford / Cortesía

La administración del presidente Biden podría estar considerando el reciclaje de baterías de vehículos eléctricos, según algunos informes. Esta opción, basada en la economía circular que persiguen muchas compañías y países, permitiría extraer los componentes de aquellas baterías que han alcanzado su vida útil para construir nuevas baterías, reduciendo así la demanda de materiales como el litio, el cobre o el cobalto cuya extracción no solo está relacionada con problemas ecológicos, sino también problemas sociales en todo el mundo.

Hace unas semanas atrás, el presidente Joe Biden dio detalles sobre su plan para electrificar Estados Unidos desde las instalaciones de Ford donde ahora se produce la F-150 Lightning, la versión completamente eléctrica de la camioneta más vendida en Estados Unidos desde hace más de 40 años. Lo hizo justo un día antes del esperado lanzamiento de este vehículo que se ha convertido en una representación de la profunda transformación energética que está sufriendo tanto la industria como el país.

Luego de este hecho histórico, el presidente Biden emprendió una revisión de las cadenas de suministro en Estados Unidos, con la intención de fortalecerlas para aumentar su nivel de competitividad con respecto a China, el principal productor de vehículos eléctricos que, además, se ha convertido en el proveedor más importante de este tipo de tecnología en todo el mundo. La principal preocupación del gobierno estadounidense sigue siendo la escasez de chips semiconductores, un problema que se ha intensificado bajo los efectos de la pandemia por COVID-19, pero esa preocupación también se extiende hacia otros rubros como las baterías, otro elemento necesario para la electrificación del país sobre el cual China tiene gran ventaja.

De llevarse a cabo este proceso, el gobierno estadounidense atacaría varios frentes mientras se prepara para un futuro que ha sido pronosticado por el presidente Biden; un futuro donde Estados Unidos alcanza a China en los niveles de producción de vehículos eléctricos y donde, posteriormente, la supera posicionándose como el país que lidera el cambio.

Por ahora, se están llevando a cabo grandes esfuerzos en materia de infraestructura, gracias a una megainversión que ha hecho el gobierno para aumentar el número de instalaciones de producción y también las estaciones de carga pública de EVgo. Estas estaciones de carga pública se unirán en una vasta red con las de Electrify America, una compañía privada, creada por Volkswagen, que ya posee un gran número de puntos de carga en todo el país, y las de 7-Eleven, la  famosa cadena de tiendas de conveniencia que también pretende ofrecer este servicio en sus establecimientos de Estados Unidos y Canadá.

También te puede interesar: Elon Musk cancela el Tesla Model S Plaid Plus a través de un tweet