Todos  los desafíos del diputado migrante chilango

Raúl Torres fue electo como el primer diputado migrante que representará a los mexicanos de la Ciudad de México que viven en el extranjero y pertenece al Partido Acción Nacional.

Todos  los desafíos del diputado migrante chilango
Raúl Torres fue electo como diputado migrante por el PAN en CDMX.
Foto: Facebook @RTchilangoNY / Cortesía

MEXICO.- El diputado electo Raúl Torres tiene el conocimiento y la voluntad para colocar la agenda de interés para los migrantes en el congreso de la Ciudad de México. Es el primer legislador en la historia del país electo por la misma diáspora que representa y, por su historia personal, conoce al dedillo los tejes y manejes binacionales.

Sólo le falta presupuesto y voluntad del partido mayoritario, Morena, para sacar adelante sus ideas.

Planes como crear una comisión de asuntos migrantes en la Cámara de Diputados local o un Fondo de Apoyo para deportados; oficinas para asesoría legal y profesional o becas para evitar la fuga de cerebros.

“Tiene una tarea muy difícil con mayoría oficialista en el congreso”, advierte Daniel Tatcher,  coordinador del Observatorio Binacibal de Iniciativa Ciudadana Daniel Tatcher, quien fue asesor de activistas para la consolidación de la figura de diputado migrante.

“El gobierno local y Morena en la ciudad ha establecido recortes y austeridad, ha eliminado programas a favor de los migrantes y no le ha interesado el tema”.

En ello coincide Juan Carlos Guerrero, fundador del Club de Chilangos en Los Ángeles. Recuerda que cuando un grupo de activistas propuso a todos los candidatos migrantes para la diputación chilanga (como se le conoce popularmente a la figura) firmar un “decálogo” de compromisos, cada uno de los representantes de los partidos aceptaron, menos la candidata por Morena, Verónica Puente.

El decálogo migrante, explica, “es muy, muy importante” porque se trata de comprometerse a responder a las necesidades de los mexicanos en el exterior y no a la del partido además de crear un grupo interdisciplinario para proteger los derechos humanos de la comunidad capitalina fuera del país.

Actualmente hay 800,000 chilangos con cuatro familiares en el extranjero como promedio. “En total suman 3.2 millones que deben ser atendidos más allá del color del partido”, señala Guerrero.

El decálogo también incluye el impulso de programas para negocio con apoyo del gobierno local. El 3×1 lo desapareció a nivel federal el actual presidente Andrés Manuel López Obrador.

Desde el 2015, cuando se implementó el programa en el país para ayudar a las comunidades de origen a desarrollar infraestructura y negocios con fondos de los mexicanos en el exterior multiplicados por gobierno federal, estados y municipios.

Principalmente porque la diáspora no estaba tan organizada a diferencia de los últimos años en que ha logrado convertirse en vanguardia en la batalla por los derechos políticos.

En 2018, Morena y el Partido del Trabajo hicieron mancuerna para eliminar la posibilidad de que los chilangos migrantes pudieran ser electos como legisladores, pero, a través de diversas estrategias legales y electorales, los activistas del tema lograron revertir la decisión.

Finalmente votaron por Raúl Torres, de 32 años, propuesto por el Partido Acción Nacional, cuyo padre emigró en 1994 en Los Ángeles en busca de trabajo y creó  una empresa de venta de muebles. El hijo pudo emigrar para estudiar en Boston y en Washington especialidades en asuntos internacionales.

Batallas en el Congreso

“Tengo la confianza de que Morena nos va a ayudar”. Raúl Torres dice a este diario que está confiado en que el partido oficialista tendrá visión de futuro y se solidarizará con la causa migrantes y se verá en los primeros 100 días de Gobierno, cuando se llegue la hora de cumplir la primera tarea que es crear una comisión especial de Asuntos Migratorios.

“Es muy importante porque desde ahí se podrían empujar todas las leyes”, advierte. Sin esta comisión, la diputación no tendría vida”.

Hasta ahora cuentan con la mayoría de los partidos de oposición (PRI, PAN, PRD) que firmaron el decálogo y sólo esperan que el bloque de Morena lo apruebe aunque los migrantes no sean su prioridad.

Se requiere del partido oficialista para empezar porque éste aún cuenta con bastantes diputados y su aval es indispensable  para crear la comisión especial de Asuntos Internacionales a través de una iniciativa que modifique la ley orgánica. Pero también será importante para otros planes futuros y los respectivos fondos para lograrlos en tiempos de austeridad.

Por ejemplo: para el combate a la Fuga de Cerebros desde México Raúl Torres propone crear un Fideicomiso que apoyará a más mexicanos a estudiar en el extranjero, pero esta idea tiene dos cuestiones vitales: ¿de dónde sacará el dinero inicial para el fideicomiso si no se crea una comisión? Y, ¿cómo lograr un fideicomiso cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador los eliminó de un tirón el año pasado?

De igual manera, el diputado necesitará mucho tesón para activar el Fondo del Migrante en Retorno porque él calcula que puede obtener dinero de los más de 85 millones de dólares que recibe la CDMX en remesas, pero  ya hay antecedentes negativos en los intentos de canalizar dinero de ahí para programas migrantes.

El ex diputado federal José Jacques Medina, uno de los primeros migrantes en ocupar una curul en el congreso federal por la vía plurinominal (aunque todavía no había en 2006 una ley que obligara a los partidos a incluirlos), sugiere no contar con recursos procedentes de las remesas.

“Es verdad que hay un ingreso importante vía remesas, pero es intocable”, advierte. “El problema es que la remesa va del trabajador en Estados Unidos a sus familiares y se puede caer en el error de querer poner impuestos a las familias y eso sería injusto porque ese dinero que envían los mexicanos en el exterior no pasa directo al Estado. Si acaso se paga a través del IVA, del consumo, y esas familias consumen principalmente alimentos, entonces, sería muy complicado”, advirtió.

“Sí somos el primer lugar en recibir remesas, pero también en familias separadas viviendo en un lado y en otro y no se les puede cargar la mano”.

Jacques medina sugiere que el nuevo diputado migrante podría desde septiembre hacer un acercamiento a la Cámara de Diputados, la institución que decide las partidas presupuestales en diciembre. De ello tienen más experiencia estados como Zacatecas, donde se aprobó la figura de diputado migrante desde mucho antes para sacar adelante leyes que beneficien a esta comunidad.

La idea de grupos de activistas como el que encabeza Juan Carlos Guerrero es que los recursos para los programas propuestos para la agenda chilanga migrante provengan también de otras instituciones como el Banco de Desarrollo de América del Norte. “Son recursos binacionales y podrían hacerse algunos cambios en los estatutos”.

El diputado Raúl Torres confía en que logrará el consenso de los diputados de Morena para sacar adelante primero la comisión y después el aval para el presupuesto. “Estoy optimista”, dice.

Había otra época en que el Gobierno de la CDMX era vanguardia en temas migratorios por allá en la época en que gobernaba el actual canciller  Marcelo Ebrard (2006- 2012) cuando se declaró a la capital mexicana como ciudad santuario donde a ninguna persona se le podía perseguir por su situación migratoria y se crearon oficinas especiales para brindar apoyo legal, psicológico y ayudas económicas especiales.

El analista Daniel Tatcher recuerda que por esas fechas también se creó una ley de interculturalidad que aún pide al gobierno de la ciudad un programa de atención a migrantes y sus familias e incluso Cuauhtémoc Cárdenas encabezó una oficina de asuntos internacionales,  pero  ambos proyectos ahora “prácticamente no existen” por falta de presupuesto.

La voluntad política

Entre los temas pendientes en la agenda migrante chilanga hay muchos que no requieren presupuesto sino voluntad política. En estos asuntos, los analistas calculan que puede haber un mejor comienzo y trabajo de consenso. “Es un cabildeo complicado, pero se puede lograr”, advierte Tatcher.

El primero de estos —y lo tiene muy claro el diputado Raúl Torres— es conformar la Comisión de Asuntos Internacionales que no cuesta nada sino aceptación del resto de los diputados; otra tarea es la conformación de una base de datos. “Queremos identificarlos muy bien y saber dónde están”, dice .

Eunice Rendón, ex titular del Instituto de los Mexicanos en el Exterior (IME) recuerda que ya existen bases de datos para empezar a ubicar a los chilangos. Hay, por ejemplo, en el IME, una Red de Talentos que son mexicanos muy estudiados, con una migración enfocada en contratos laborales, científicos, académicos o empresariales.

Destaca que también  son muy importantes las asociaciones de clubes que tienen sus propios registros. “Se debe pensar en incluir a todo tipo de migrantes”, señala. “Una plataforma para consultar estos datos es indispensable”.

Para hacer crecer a estos vínculos binacionales, Torres propondrá a las 16 alcaldías la apertura de oficinas para hacer “hermanamiento” con ciudades en Estados Unidos donde haya mayor presencia de ciudadanos de esos lugares y lograr hacer intercambios culturales, de desarrollo, económicos y sociales como pueblos binacionales.

“Queremos saber dónde están todos los chilangos migrantes”, detalla.

La base de datos serviría para agrupar proyectos por edad o género como ocurre para las mujeres. La idea del diputado es que una mujer en EU sirva de mentora para otra mujer en México o viceversa en distintos proyectos.

Otros propósitos de la agenda que no requieren presupuestos extra son aquellos relacionados con trámites burocráticos. El analista Tatcher señala que si se mejoran los servicios del registro civil, revalidación de estudios o certificaciones laborales, por ejemplo, se ayudaría mucho a la comunidad migrante que tiene problemas con estos documentos.

Pero, advierte, lo más importante de las tareas del diputado migrante será que los programas a favor de la diáspora queden respaldados por la ley y dejen de ser programas de voluntad política porque entonces funcionan sólo si los funcionarios quieren.

Seguir Leyendo: “Morena no logra más poder para AMLO, pero se mantiene con fuerza”