Cristiano Ronaldo y su desprecio por la Coca-Cola: por qué es tan dañina para el cuerpo

Cristiano Ronaldo sugiere agua en lugar de Coca-Cola; los refrescos favorecen la obesidad en niños y adultos, aumentan el riesgo de diabetes, de enfermedad cardíaca, afectan la salud de los huesos, entre otros efectos negativos

Cristiano Ronaldo y su desprecio por la Coca-Cola: por qué es tan dañina para el cuerpo
Los refrescos tienen un alto contenido en azúcares añadidos.
Foto: Karolina Grabowska / Pexels

Agua sí, Coca-Cola no. Una breve escena el pasado lunes en donde la superestrella del fútbol Cristiano Ronaldo quita de su vista dos botellas de Coca-Cola previo a iniciar una conferencia de prensa y sugiriere a los presentes beber agua bastó para que las acciones de la compañía refresquera bajaran y perdiera valor en el mercado por 4,000 millones de dólares.

Pero Ronaldo no fue el único que retiró el refresco de la mesa. El miércoles, el jugador italiano, Manuel Locatelli hizo lo mismo.

Hay una historia de Ronaldo que podría ser el inicio del desprecio de por la bebida. Según la anécdota contada por el ex futbolista Jan Aage Fjortoft, cuando Ronaldo jugaba en el Manchester llegó a desayunar con una Coca-Cola en la mano, entonces su compañero Ryan Giggs lo empujó contra una pared y le dijo: “¡No vuelvas a hacer eso nunca más!”.

¿Por qué es tan dañina la Coca-Cola?

Una Coca-Cola en lata con 12 onzas tiene 140 calorías, 45 mg de sodio y 39 gramos de azúcares, lo que equivale a 10 cucharaditas de azúcar agregada.

Los refrescos son una de las bebida más azúcares añadidos aportan a la dieta. No hay ninguna necesidad o beneficio nutricional que provenga de comer azúcar agregada, pero sí mucho perjuicio. La Organización Mundial de la Salud recomienda una ingesta reducida de azúcares libres a lo largo de toda la vida.

1. Favorece la obesidad, aumenta el riesgo de diabetes y enfermedades cardíacas

De acuerdo a la Asociación Americana del Corazón (AHA), el alto consumo de azúcar añadido favorece la obesidad y también está relacionado con un mayor riesgo de hipertensión arterial, colesterol alto, diabetes e inflamación en el cuerpo, pueden aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca.

2. Obesidad infantil

La Escuela de Salud Pública de Harvard señala comparte que varios estudios relacionan el consumo de bebidas azucaradas con el aumento de peso en los niños. Un estudio encontró que por cada refresco adicional de 12 onzas que los niños consumían cada día, las probabilidades de volverse obesos aumentaban en un 60% durante un año y medio de seguimiento.

3. Diabetes

Harvard también comparte que las personas que consumen bebidas azucaradas con regularidad (de 1 a 2 latas al día o más) tienen un riesgo 26% mayor de desarrollar diabetes tipo 2 que las personas que rara vez toman estas bebidas. Los riesgos son aún mayores en adultos jóvenes.

4. Enfermedad cardíaca

Un estudio publicado en 2019 en la revista Circulation se encontró que en comparación con las personas que rara vez bebían bebidas azucaradas, las que bebían dos o más por día tenían aproximadamente un tercio más de probabilidades de morir de una enfermedad cardíaca o un derrame cerebral. La AHA advierte que incluso una bebida azucarada al día podría aumentar la enfermedad cardíaca y el riesgo de accidente cerebrovascular.

5. Gota

Las bebidas azucaradas también pueden aumentar el riesgo de gota en un 75%. La gota es una forma de artritis que de acuerdo a Mayo Clinic se caracteriza por ataques repentinos e intensos de dolor, hinchazón, enrojecimiento y sensibilidad en las articulaciones, muchas veces en la articulación que se encuentra en la base del dedo gordo del pie.

6. Afecta tus huesos

La soda contiene altos niveles de fosfato. El consumo de más fosfato que calcio puede tener un efecto perjudicial sobre la salud de tus huesos ya que puede aumentar la excreción de calcio en la orina. Además, los refrescos generalmente carecen de calcio y otros nutrientes que fortalecen tus huesos.

7. Daño a tu hígado

Los refrescos son una de las bebidas que afectan tu hígado. Provocan un nivel alto de azúcar en sangre que aumenta la cantidad de grasa acumulada en el hígado. La acumulación de grasa en el hígado conduce a diabetes tipo 2 y enfermedad del hígado graso no alcohólico.

8. Riesgo de enfermedad renal

Las personas que beben muchos refrescos azucarados pueden tener hasta un 61 por ciento más probabilidades de desarrollar una enfermedad renal crónica que quienes no lo hacen, sugiere un estudio estadounidense publicado en 2018 en la revista Clinical Journal of the American Society of Nephrology.

9. Caries

El azúcar es usado por las bacterias de la placa para producir ácidos que atacan el esmalte, la superficie dura de los dientes. La mayoría de los refrescos carbonatados, incluidos los refrescos dietéticos, son ácidos, por ello son perjudiciales para los dientes.

10. Es adictiva

Medical News Today explica que las bebidas azucaradas bebidas aumentan rápidamente los niveles de azúcar en sangre y afectan los centros de placer del cerebro de manera similar a la heroína. Desencadena la necesidad de beber otra lata.

“Una hora después de beber la bebida, comenzará un bajón de azúcar que provocará irritabilidad y somnolencia. El cuerpo habrá eliminado el agua de la cola, junto con los nutrientes vitales, en la orina”.

La AHA sugiere un límite de azúcar agregado de no más de 100 calorías por día (aproximadamente 6 cucharaditas o 24 gramos de azúcar) para la mayoría de las mujeres y no más de 150 calorías por día (aproximadamente 9 cucharaditas o 36 gramos de azúcar) para la mayoría de los hombres.

Te puede interesar: