Condado de Texas recibió millones para ayudar a residentes; un funcionario prefiere donarlos al muro fronterizo

El Condado Galveston cuenta con uno de los índices más altos de pobreza en Texas y fue severamente afectado por el COVID-19, pero su administrador, Mark Henry, cree que es mejor idea donar $6.6 millones a la construcción del muro

El administrador del Condado Galveston Mark Henry.
El administrador del Condado Galveston Mark Henry.
Foto: Condado Galveston / Cortesía

TEXAS – El Condado Galveston cuenta con uno de los índices más altos de pobreza en Texas: uno de cada 4.4 de sus residentes vive en la pobreza.

La zona también enfrenta otros problemas sociales. Por ejemplo, todavía existen residencias y negocios que no se han recuperado de los daños causado por el Huracán Harvey.

Cuatro años después de Harvey hay personas que siguen esperando ayuda para terminar de reconstruir viviendas y establecimientos.

Otro golpe duro que recibió la isla llegó con la pandemia, pues los restaurantes sufrieron y siguen batallando para recuperarse de los efectos. El turismo se vino abajo y su recuperación apenas comienza.

Con todos estos retos enfrente al administrador de Condado Galveston, Mark Henry, se le hace mejor idea donar $6.6 millones de dólares de un fondo federal a la construcción del muro que ha propuesto el gobernador Greg Abbott en vez de dirigirlo a la ayuda de los residentes de Galveston.

El dinero es parte del programa federal de alivio American Rescue Plan que tiene como principal propósito ayudar a pequeños condados a recuperarse de los efectos causados por la pandemia, pero Henry anunció este martes que “una vez haya un plan coherente y realizable” donará los $6.6 millones para la construcción del muro en la frontera con México.

El funcionario señaló que la crisis fronteriza ha llevado a que se incremente el crimen en su condado, aunque no presentó estadísticas para respaldar su comentario.

El administrador dijo que hará equipo con el Departamento de Seguridad Pública de Texas y con oficiales de los distritos policial 1, 3 y 4 para ofrecer apoyo en lo que se requiera para contener esa inmigración ilegal.

El gobernador Abbott enmendó el lunes la declaratoria de emergencia que por este tema emitió a principios de mes y de la cual fueron excluidos los condados fronterizos más poblados.

En total son 28 los condados que se han sumado a la iniciativa de Abbott y en donde residen unos 550,000 habitantes.

Los 11 condados que fueron excluidos tienen una población de más de 1.7 millones de personas.

La propuesta será revisada por la Corte de Comisionados del Condado Galveston este viernes.

Te puede interesar: Desaparece otro soldado hispano en la base militar de Texas donde fue asesinada Vanessa Guillén