Comer un solo hot dog puede restarte 36 minutos de vida

Mientras un solo hot dog puede restarte 36 minutos de vida, un pequeño ajuste en tu alimentación te hace ganar 48 minutos, según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Michigan

Las carnes procesadas pueden aumentar el riesgo de enfermedades crónicas y de muerte prematura.
Las carnes procesadas pueden aumentar el riesgo de enfermedades crónicas y de muerte prematura.
Foto: Mark Neal / Pexels

Comer hot dogs puede quitar minutos, horas y años a tu vida. Comer un solo hot dog te puede restar 36 minutos de vida saludable, según un estudio de la Universidad de Michigan en el que evaluaron 5,800 alimentos y platos combinados, clasificándolos por su carga de enfermedades nutricionales para los humanos y su impacto en el medio ambiente.

Limitar tu consumo de hot dogs y en su lugar comer otros alimentos que favorecen la longevidad te puede procurar una vida más larga y saludable.

Se descubrió que mientras un hot dog te resta tiempo de vida, comer una porción de 30 gramos de nueces y semillas proporciona una ganancia de 26 minutos de vida saludable, es decir, un aumento en la esperanza de vida de buena calidad y libre de enfermedades.

Ganar más minutos de vida

Frijoles negros
Foto: Shutterstock

La investigación también encontró que sustituir el 10% de la ingesta diaria de carne de res y carnes procesadas por una mezcla de frutas, verduras, nueces, legumbres y mariscos selectos podría reducir su huella de carbono en la dieta en un tercio y permitir que las personas ganen 48 minutos de minutos saludables por día.

Por qué un hot dog te resta vida

Hot dogs
Foto: River/Pexels

Los 61 gramos de carne procesada en un sándwich de hot dog dan como resultado 27 minutos de vida saludable perdidos debido a esta cantidad de carne procesada solamente.

Al considerar factores de riesgo como el sodio y los ácidos grasos trans dentro del hot dog, contrarrestados por el beneficio de sus grasas y fibras poliinsaturadas, los investigadores llegaron al valor final de 36 minutos de vida saludable perdidos por hot dog.

Las carnes procesadas pueden aumentar el riesgo de enfermedades crónicas y de muerte prematura. Un estudio global dirigido por científicos de Hamilton encontró que el consumo de 150 gramos o más de carne procesada a la semana se asoció con un 46% más de riesgo de enfermedad cardiovascular y un 51% más de riesgo de muerte prematura que aquellos que no consumían alimentos procesados.

La carne procesada como el tocino, fiambres, salchichas y carnes frías, está considerada como carcinógena para los humanos por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC).

Cada porción de 50 gramos de carne procesada que se consume al día aumenta el riesgo de cáncer colorrectal en un 18%. “Este riesgo aumenta con la cantidad de carne consumida”, publicó en 2015 la Organización Mundial de la Salud.

Qué se sugiere comer

Nueces
Foto: Jess Vide/Pexels

Los investigadores de la Universidad de Michigan sugieren disminuir los alimentos con los impactos más negativos para la salud y el medio ambiente: la carne con alto contenido de procesamiento, la carne de res, los camarones, seguidos de la carne de cerdo, el cordero y las verduras cultivadas en invernadero.

Recomiendan aumentar los alimentos más beneficiosos desde el punto de vista nutricional, incluidas las frutas y verduras cultivadas en el campo, las legumbres, las nueces y los mariscos de bajo impacto ambiental.

Las pequeñas sustituciones de alimentos ofrecen una estrategia poderosa para lograr importantes beneficios para la salud y el medio ambiente, dijo Olivier Jolliet, profesor de Ciencias de la Salud Ambiental en la Universidad de Michigan.

Cómo se calcularon los números

El estudio publicado en la revista Nature Food se basa en un nuevo índice nutricional basado en la epidemiología, el Health Nutritional Index. El Índice de Salud Nutricional que desarrollaron los investigadores convierte esta información en minutos de vida perdidos o ganados por tamaño de porción de cada alimento consumido.

La Carga Global de Enfermedad determina los riesgos y beneficios asociados con múltiples factores ambientales, metabólicos y de comportamiento, incluidos 15 factores de riesgo dietéticos. Los investigadores tomaron esos datos epidemiológicos y los adaptaron los alimentos individuales.

Teniendo en cuenta más de 6, 000 estimaciones de riesgo específicas para cada edad, género, enfermedad y riesgo. Calcularon la carga para la salud que conlleva consumir el valor de un gramo de alimentos para cada uno de los factores de riesgo dietéticos.

Te puede interesar: