La debacle de Jon “Chucky” Gruden: Detrás de su imagen carismática y el contrato de los $100 millones, un hombre lleno de odio

Jon Gruden, uno de los entrenadores más populares de los últimos tiempos en la NFL, sacude a la liga al revelarse una conducta racista y homofóbica a través de los años cuando era analista principal de ESPN

Jon Gruden dejó de ser el entrenador de los Raiders de Las Vegas la noche del lunes.
Jon Gruden dejó de ser el entrenador de los Raiders de Las Vegas la noche del lunes.
Foto: Chris Unger / Getty Images

La frase “Caras vemos, corazones no sabemos” puede utilizarse perfectamente para el caso de Jon Gruden, quien el lunes dejó de ser el entrenador en jefe de los Raiders de Las Vegas al destaparse uno de los mayores escándalos de los últimos años en la NFL.

Gruden, admirado a través de décadas como carismático entrenador y también analista de televisión, ha sacudido al público y herido la imagen de la liga al revelarse la existencia de correos electrónicos que de manera sistemática incluyeron ofensas racistas, homofóbicas y misóginas.

El hombre popularmente conocido como “Chucky”, quien ganó un Super Bowl como entrenador en jefe y que se encontraba en medio de un contrato récord de $100 millones de dólares con los Raiders, resultó ser un fraude.

The Wall Street Journal destapó el escándalo al publicar el 8 de octubre que Gruden había escrito en un correo de 2011 una descripción racista de DeMaurice Smith, quien es el director ejecutivo del sindicato de jugadores de la NFL, diciendo que tenía “labios del tamaño de llantas Michelin”.

Eso fue solo el principio. Después todo sucedió muy rápido.

Correos electrónicos ofensivos de Jon Gruden fueron enviados por años

Los correos electrónicos intercambiados por Gruden y su amigo Bruce Allen, expresidente del equipo de Washington, fueron hallados de manera inesperada durante una investigación realizada por la NFL al interior de dicha franquicia a propósito de una serie de escándalos que reflejaron su disfuncionalidad, incluyendo una cultura de acoso sexual.

Según un reporte de The New York Times, los correos de Gruden fueron hallados entre más de 650,000 documentos revisados en la investigación que se relacionan con el equipo y aparecieron en un lapso de siete años hasta 2018. La mayor parte de esos años Gruden era comentarista estrella y el mejor pagado de todo ESPN.

Por ejemplo, en un correo Gruden comentó que el comisionado Roger Goodell era un “maricón” (faggot). También criticó a Goodell por presuntamente haber presionado a los St. Louis Rams para que seleccionaran en el Draft a “maricas” (queers) en referencia al linebacker Michael Sam, a quien los Rams escogieron en 2014 luego que había hecho pública su homosexualidad.

Gruden en contra de Kaepernick y también de Obama y Biden

El New York Times también reveló que los correos de Gruden incluyeron comentarios en contra de jugadores que se hincaron durante el Himno Nacional para manifestarse contra la injusticia social siguiendo el ejemplo de Colin Kapernick. Por ejemplo, Gruden dijo que Eric Reid, excompañero de equipo de Kaepernick, debía ser despedido.

Además, el famoso “Coach Chucky” intercambió fotos de desnudos de porristas del equipo de Washington, uno de los muchos escándalos en esa franquicia, la cual incluso tuvo que cambiar de nombre en 2020.

Los comentarios de odio de Gruden incluso se extendieron a la política al criticar al entonces presidente Barack Obama y a Joe Biden, el vicepresidente, a quien el entrenador le dijo “marica nerviosa y estúpida“.

Triste pregunta: ¿Cuantos otros como Gruden aún trabajan en la NFL?

El reporte del Times dice que los correos de Gruden los envió desde su cuenta personal, pero Allen, el exejecutivo de Washington, lo hizo desde su cuenta del equipo.

El ahora excoach también se burló en un intercambio de correos de la aparición de mujeres en las cuadrillas de árbitros de la NFL y criticó con ofensas la política de la NFL para tratar de reducir las conmociones cerebrales.

En síntesis, los correos de Jon Gruden representan muchas de las cosas que la NFL -y la sociedad en general- han estado combatiendo en los últimos años. Pero también han elevado nuevas preguntas sobre qué tanto de esa cultura de intolerancia existe alrededor de la liga y cuándo explotarán nuevos escándalos que involucren a otras personalidades.