Senadores republicanos vuelven a bloquear la reforma electoral en el Congreso

Por segunda vez este año, una medida demócrata que propone cambios en la ley electoral federal para proteger el derecho al voto fue bloqueada por los republicanos en el Senado

Activistas reclaman que se defiende el derecho al voto en el país.
Activistas reclaman que se defiende el derecho al voto en el país.
Foto: Alex Wong / Getty Images

Los republicanos del Senado bloquearon el miércoles otro proyecto de ley de derecho al voto, mientras que algunos legisladores en el Congreso piden cambiar las reglas de la Cámara Alta para permitir que el Partido Demócrata cambie unilateralmente la ley electoral federal. La votación fue de 49 a 51.

El proyecto de ley demócrata, conocido como Ley de Libertad de Voto, facilitaría el registro para votar, haría que el Día de las Elecciones sea un día festivo, garantizaría que los estados tengan votaciones anticipadas para las elecciones federales y permitiría que todos los votantes soliciten boletas por correo.

La medida también reforzaría la seguridad en los sistemas de votación, revisaría cómo se rediseñan los distritos del Congreso e impondría nuevas divulgaciones sobre donaciones a grupos externos activos en campañas políticas, según CNN.

La legislación, bautizado “Freedom to Vote Act” (La ley de la libertad del voto), aspiraba a ser la mayor reforma electoral desde la Ley de Derecho al Voto de 1965, que prohibió las prácticas discriminatorias contra los afroamericanos y que se considera un hito del movimiento por los derechos civiles.

Los republicanos ya bloquearon en junio otro proyecto de ley similar denominado “For the People Act” (La ley para el pueblo).

Ambas leyes buscaban contrarrestar las restricciones al derecho al voto que han impuesto en los últimos meses los republicanos a nivel estatal con la aprobación de 33 leyes en 17 estados que limitan el sufragio de hispanos, afroamericanos y personas con menos recursos económicos, que acuden a las urnas en menor proporción.

Los conservadores aseguran que su objetivo es frenar irregularidades, pero los demócratas creen que su verdadera meta es acabar con los controles que impidieron al expresidente Donald Trump revocar los resultados de las elecciones presidenciales de 2020, en las que ganó Joe Biden.

Después de la votación, visiblemente frustrado, el líder de la mayoría demócrata del Senado, Chuck Schumer, acusó a los republicanos de haber convertido la supresión al voto en parte de su identidad política y prometió que seguirá luchando para proteger ese derecho.

“Esas leyes -afirmó- son un ataque directo a nuestras libertades como ciudadanos estadounidenses”.

La batalla sobre el derecho al voto se produce porque, en Estados Unidos, no existe un sistema electoral central y cada estado fija sus propias normas electorales.

Por ejemplo, en septiembre, Texas aprobó una ley que restringe el derecho al voto de grupos que votan por los demócratas en mayor proporción, como las minorías hispana y afroamericana y las personas de bajos ingresos.

Durante la pandemia de coronavirus, muchos estados flexibilizaron los requisitos para votar por correo o por adelantado, lo que provocó un récord de participación en los comicios de 2020 y alimentó teorías de conspiración por parte de Trump y sus seguidores sobre un supuesto fraude electoral masivo, desestimado por los tribunales por falta de pruebas.

Con información de EFE