Amarran a chico de 15 años por estar “poseído” tras jugar Free Fire

Familiares aseguran que joven quedó poseído por demonios tras pasar horas jugando Free Fire.

Los videojuegos adquirieron un papel importante en el entretenimiento de millones de niños, especialmente durante el confinamiento por la pandemia.
Los videojuegos adquirieron un papel importante en el entretenimiento de millones de niños, especialmente durante el confinamiento por la pandemia.
Foto: Mohd Rasfan / AFP / Getty Images

El departamento de Olancho, en Honduras, vio interrumpida la cotidianeidad entre sus parcelas y mugido de las vacas con una noticia que acaparó distintos medios de comunicación, no sólo del país, sino a nivel internacional, se trata del caso de un chico de aproximadamente 15 años que fue supuestamente poseído por jugar Free Fire.

De acuerdo a videos publicados en redes sociales, el joven, de quien se desconoce su nombre, aparece amarrado y delirando, por lo que se describe tiene una posesión demoniaca, tras estar horas en el popular videojuego, mientras un grupo de personas que se encuentran con él oran a su alrededor.

Pobladores de la comunidad, según medios locales, señalaron que para la familia del joven la situación se ha vuelto tormentosa, por lo que hicieron un llamado a los padres de familia para que eviten que sus hijos se entretengan con el videojuego y  que en su lugar les enseñen a sus hijos a practicar un deporte al aire libre.

A decir de especialistas, los videojuegos han adquirido un papel importante en el entretenimiento de millones de niños y adolescentes, que se acentuó gracias al confinamiento por la pandemia. Sin embargo, su mal uso puede traer consecuencias negativas a la salud y al comportamiento e incluso generar cierta adicción.

Este juego de acción tipo battle royale se ha popularizado mucho entre los jóvenes, al punto en que fue el más descargado a nivel global en el año 2019.

 Cabe recordar que no es la primera vez que Free Fire causa polémica pues hace un par de meses se reportó que en Guatemala un niño se encontraba sonámbulo y simulando jugar al videojuego.

En ese momento, el video desató un debate en torno a la obsesión actual de los jóvenes por los videojuegos y se ha comentado que en exceso pueden ser perjudiciales, en especial para los más pequeños, como ahora vuelve a suceder.

Leer más:
Rescate oportuno: dos niños fueron víctimas del narco a través de un videojuego en México
Niño roba $1,500 para gastarlos en jugar Fortnite
Cárteles mexicanos utilizan videojuegos para reclutar nuevos sicarios