Acusan a secta de Kansas de abuso infantil por golpear y obligar a niños a trabajar

Durante al menos una década, la agrupación UNOI habría enviado a niños a distintos puntos del país a trabajar durante 16 horas al día, sin darles una remuneración

Abuso infantil.
Abuso infantil.
Foto: Shutterstock

Una agrupación con sede en Kansas y que ha sido calificada como secta por las autoridades está bajo investigación porque habría enviado a menores de edad a varios puntos de Estados Unidos para trabajar 16 horas al día sin recibir una remuneración ni educación formal.

Los pequeños habrían sido empleados en fábricas, gasolineras y restaurantes administradas por la secta. La práctica se extendió al menos por una década, por ocho líderes de la denominada Naciones Unidas del Islam, Creadores de Valor o UNOI.

La acusación de las autoridades apunta a que los líderes, además de someterlos a las prolongadas jornadas laborales, golpeaban a los niños y los sometían a duras restricciones alimenticias.

“Secuestrado por ángeles”

El grupo era encabezado por un individuo identificado como Royall Jenkins, un camionero que fue miembro de la Nación del Islam hasta 1978, cuando fundó este grupo con el argumento de que fue secuestrado por ángeles que lo llevaron a través de la galaxia y le enseñaron la forma correcta de gobernar la Tierra”. El hombre dirigió el grupo ayudado por sus “muchas” esposas y funcionarios, hasta el año 2012.

La organización –que en algún momento contó por cientos a sus seguidores—tenía originalmente su sede en Maryland. Allí se realizaron las primeras reuniones; más tarde la sede se trasladó a Kansas City, a donde atrajo a más miembros.

La demanda dice que Jenkins creó el llamado principio de “deber obligatorio”, que se refería al trabajo no remunerado.

Tras su arresto en varios puntos de Estados Unidos, ocho líderes de la organización entre los que están tres esposas de Jenkins, son mencionados en la acusación. Se trata de Randolph Hadley, Jacelyn Greenwell, Etnia Kinnard, Dana Peach, Daniel Jenkins, James Staton, Yunus Rassoul y Kaaba Majeed.

Son acusados de conspirar para realizar trabajos forzados y trabajos forzados. Jenkins, en tanto, sigue prófugo. Desde 2018, un juez emitió una orden de arresto en su contra, después de que este ignoró múltiples llamados judiciales.

Lee también:
“Pennywise” de la vida real: identifican 45 años después a víctima de un payaso que mató a 33 personas
Detienen a suegro de niña que la compró por $5,700 dólares y que provocó que la encarcelaran junto a sus hermanitas
Mujer mata a su propio hijo de 8 años de la forma más escalofriante