Genaro García Luna luce tranquilo; su defensa afirma que ninguna prueba de fiscales lo relaciona con el narco

El exsecretario de Seguridad Pública mexicano, Genaro García Luna, lució relajado en la primera audiencia en persona en medio de la pandemia de COVID-19 por el caso en su contra ante posibles nexos con el Cártel de Sinaloa; su abogado señaló que las pruebas de fiscales, hasta ahora, no muestran ninguna relación de su cliente con el narco

Genaro García Luna enfrentaría su proceso en prisión.
Genaro García Luna enfrentaría su proceso en prisión.
Foto: Getty / BOP

NUEVA YORK.- En una audiciencia que duró menos de 20 minutos, el abogado César de Castro fue contudenten: hasta ahora ninguno de los “millones de documentos” que los fiscales han entregado como pruebas relacionan a su cliente, Genaro García Luna, con el narcotráfico.

“En millones de documentos revisados… en muchos no se incluye su nombre (de García Luna). No he visto conexión a narcotráfico”, dijo De Castro.

Sentado junto a su abogado, el exsecretario de Seguridad Pública mexicano escuchaba al traductor, lucía lejos menos altivo que aquellos años de bonanza durante el Gobierno de Felipe Calderón, pero estaba relajado y quizá un poco más respuesto que la primera vez que fue presentado ante la corte, justo antes de la pandemia de COVID-19.

García Luna ingresó a la sala vestido con el uniforme color caqui del Centro Correccional Metropolitano en Brookly, ingreso a la sala con las manos cruzadas y mascarilla blanca por las reglas contra la pandemia. Tiene el cabello casi a rapa, pero luce prácticamente blanco. Cuando ingresó a la sala el juez Brian Cogan, el exsecretario mexicano saludó con una reverencia.

El juez Brian Cogan no decidió todavía sobre la petición de los fiscales de proteger la información que recientemente han procesado –entre los que hay documentos de gobiernos, audios, videos y otros archivos–, a fin de que la defensa de García Luna no pueda revisarla por completo, ya que temen represalia contra posibles testigos, además de revelarse “tácticas de inteligencia”.

“Serán cinco meses como máximo”, advirtió el juez a los fiscales. “No quiero que vengan otra vez a hacer la petición”.

El juez Cogan consideró que los fiscales deberían de ser más flexibles al compartir información con la defensa, como entregar ciertos resúmenes. Eso fue aprovechado por la defensa para quejarse de falta de cooperación.

“No estamos teniendo la ayuda del gobierno”, expuso. De Castro enviará una nueva moción para facilitar los procesos de preparación del juicio hasta ahora programado para el 24 de octubre del 2022.

Tampoco hubo respuesta a la petición de los fiscales sobre elegir un jurado en forma anónima. “Es muy pronto para eso”, consideró el juez, luego de escuchar a la defensa sobre los nulos nexos que veía en las pruebas hasta ahora compartidas por la Fiscalía, representanda por Ryan Harris.

La defensa también consideró que el caso contra su cliente se complica por la demanda civil presentada por el Gobierno mexicano en Florida.

“Hay cierta conexión con este caso”, dijo el abogado De Castro, quien indicó que el Gobierno mexicano ha cooperado con los fiscales, pues han recibido información oficial.

García Luna fue el creador de la llamada “guerra contra las drogas” en México y enfrenta acusaciones por liderar una organización criminal desde 2001, el mismo señalamiento por el que fue sentenciado Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera.

También se le acusa de la distribución internacional de cocaína en distintas fechas y montos, entre 2002 y 2008; además de la “conspiración para la distribución de cocaína”; “conspiración y posesión de cocaína para su distribución, y “conspiración para importar cocaína”; el quinto cargo es por haber mentido a las autoridades migratorias para obtener su Residencia Permanente, a pesar de haber cometido delitos.

La siguiente audiencia será el 16 de febrero del 2023.