Kenley Jansen, de regreso en Los Ángeles, le pone fin a racha ganadora de los Dodgers; estrella del rap miraba desde la zona popular del estadio

El histórico líder de juegos salvados de los Dodgers, Kenley Jansen, se encargó de salvar el partido para Atlanta luego de que la potente alineación de Los Ángeles fue maniatada por el pitcher de los Braves, Max Fried

Kenley Jansen es felicitado por el catcher Travis d'Arnaud luego de lograr el salvamento contra los Dodgers.
Kenley Jansen es felicitado por el catcher Travis d'Arnaud luego de lograr el salvamento contra los Dodgers.
Foto: Kevork Djansezian / Getty Images

En una escena que antes hubiera sido imposible de imaginar, Kenley Jansen dominó a Freddie Freeman para asegurar la victoria de los Atlanta Braves sobre Los Angeles Dodgers la noche del martes. Ambos peloteros son históricos de los conjuntos a los que enfrentaron en el partido.

Kenley Jansen, líder de la franquicia de los Dodgers en juegos salvados con 350, retiró a los últimos tres bateadores, incluyendo Freeman en elevado al jardín central, para el triunfo de 3-1 de los Braves, que quebraron la racha de siete ganados de Los Ángeles y empataron la serie entre los dos últimos campeones del mundo a una victoria por bando.

Una noche antes, Freddie Freeman conectó su primer jonrón con los Dodgers y lo hizo nada menos que ante Atlanta, club del cual fue estrella por 12 campañas.

La gran figura del juego fue en realidad el pitcher abridor Max Fried, quien retiró a los primeros 15 bateadores de los Dodgers en orden. Aunque Hanser Alberto le quebró el juego perfecto con sencillo en la sexta, el zurdo originario de Los Ángeles no permitió carrera y obtuvo el triunfo con una gema de 7 innings, solo 2 hits, 8 ponches y 0 bases.

Por su parte, el abridor de los Dodgers, Walker Buehler, recibió jonrón solitario de parte de Travis d’Arnaud en la segunda entrada y luego en los innings 4 y 5 aceptó imparables ya con dos outs de parte de Orlando Arcia y Austin Riley que produjeron carrera para poner la pizarra 3-0.

Hanser Alberto impulsó la única carrera de los Dodgers con una rola en el octavo inning, pero el potente lineup angelino fue mantenido en completo control: solo 2 hits.

Una curiosidad del partido fue la presencia del cantante de rap Kendrick Lamar en los graderíos de Dodger Stadium. El artista originario de Compton apareció en los ‘bleachers’ -las tribunas detrás de los jardines-, es decir, una de las zonas populares de asientos.

Lamar, quien vistiendo con una sudadera gris y gorro negro posó con innumerables fans de los Dodgers que se lo pidieron, fue parte del show de medio tiempo del pasado Super Bowl.