En qué consiste el plan de ICE sobre la deportación de veteranos

Los abogados de Inmigración y Control de Aduanas tendrán mayor discreción para considerar el servicio militar de un inmigrante en una evaluación integral sobre procesos de deportación, destacó el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas

El secretario Mayorkas con el veterano Héctor Barajas, su esposa y su nieto.
El secretario Mayorkas con el veterano Héctor Barajas, su esposa y su nieto.
Foto: Jesús García / Impremedia

LOS ÁNGELES.- Como parte de los esfuerzos del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) para proteger a los inmigrantes veteranos, la agencia de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) considerará el servicio militar de una persona para evaluar mejor un proceso de deportación, destacó el secretario Alejandro Mayorkas.

El funcionario se refirió a esa decisión en un evento en la exposición fotográfica “Veteranos deportados” del fotógrafo Joseph Silva, la cual captura varios casos de inmigrantes que fueron deportados, a pesar de haber prestado servicio militar a los EE.UU.

“Hicimos un anuncio importante que guiará al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas a reconocer y respetar los derechos de los veteranos para continuar reclamando su estancia en los Estados Unidos”, dijo Mayorkas.

El DHS tiene dos programas para los veteranos que enfrentan la deportación o ya fueron deportados, el anunciado por ICE pretende evitar más expulsiones, otorgando mayor discreción a los abogados que atienden casos de deportaciones.

“ICE valora las increíbles contribuciones de los no ciudadanos que han servido en las fuerzas armadas de los EE.UU.”, aseguró el director interino de ICE, Tae D. Johnson. “A través de esta directiva, ICE considerará el servicio militar de los EE.UU. por parte de un no ciudadano o sus familiares inmediatos al determinar si tomará decisiones de aplicación de la ley de inmigración civil contra un no ciudadano”.

Frente a varios veteranos que lograron volver al país tras la deportación, el secretario Mayorkas reconoció su contribución en las fuerzas armadas y la injusticia de no considerarlos para beneficios migratorios.

“Tenemos veteranos que sirvieron a nuestro país, que sirvieron a su país, que están fuera de los Estados Unidos y que quieren volver a casa”, reconoció el martes Mayorkas en el organizado en el Museum of Social Justice. “También hay veteranos aquí, que están sujetos a deportación, con miedo a la deportación”.

Mayorkas participó en este evento en el marco de la Cumbre de las Américas, a donde acudirá a reuniones donde se abordarán asuntos migratorios y se espera un acuerdo del Hemisferio Occidental.

El caso de Héctor

Héctor Bajaras es un veterano que sirvió como paracaidista en el ejército estadounidense de 1995 a 2009, pero fue deportado en dos ocasiones, sumando 14 años de batallas legales para volver a EE.UU. Su esposa también fue deportada, pero no pudo volver con él cuando logró la ciudadanía en 2018.

“Estamos muy emocionados por estar aquí, mi esposa apenas regresó, el viernes regresó, yo tengo ya cuatro años ya [que volví]”, dijo Barajas.

Agregó que con los nuevos programas para veteranos y sus familias del DHS, su esposa logró volver al país.

“Esta administración fue la que nos empezó a ayudar en todo este proceso”, destacó. “Con este programa, en tres semanas [fue la respuesta]”.

El fotógrafo Jospeh Silva le regala una de sus imágenes sobre veteranos inmigrantes al secretario Alejandro Mayorkas. / FOTO: Jesús García

El fotógrafo Silva recordó que su proyecto de imágenes que capturan diversos momentos de la lucha de veteranos por volver a EE.UU. le permitió obtener su licenciatura. Empezó con cuando vio un mensaje de Héctor en redes sociales, de que fue deportado.

“No podía creerlo”, expresó. Así que viajó a Tijuana, México, donde hizo las primeras tomas, incluida una fotografía en blanco y negro que captó los pies de Héctor luciendo sus botas militares. Silva le regaló la imagen al secretario Mayorkas, en agradecimiento por impulsar programas para los veteranos. El funcionario se mostró emocionado por el gesto.

“Soy un veterano, yo mismo soy un veterano”, dijo Silva.

El fotógrafo hizo una analogía de las deportaciones de veteranos como estar en el frente de batalla y ver que le disparan a un compañero, por ello decidió hacer el proyecto, para exponer cómo el país estaba castigando a quienes lucharon por defenderlo.