A lo largo de California, casi 500 personas han sido infectadas con hepatitis A

La enfermedad ha cobrado la vida de al menos 15 personas

Decenas de personas han sido hospitalizadas tras ser contagiadas con la enfermedad.
Decenas de personas han sido hospitalizadas tras ser contagiadas con la enfermedad.
Foto: Archivo / La Opinión

En un año típico, el condado de San Diego suele tener un puñado de casos de hepatitis A, lo cual permite que los funcionarios de salud rastreen la fuente del virus y aborden la amenaza con relativa facilidad.

Pero en lo que va de año, más de 400 personas han sido infectadas en el sur de California, y la enfermedad ha cobrado la vida de al menos 15 personas.

Este brote, aseguran funcionarios del departamento del condado, no tiene precedentes. A diferencia de casos anteriores, la enfermedad ahora se está transmitiendo de persona a persona, por lo cual el condado de San Diego ha batallado para frenarla.

Además de San Diego, también se ha desplegado un brote de hepatitis A en Santa Cruz, ciudad ubicada en el centro del estado, donde se han confirmado 67 casos desde abril.

La hepatitis A es una enfermedad que ataca al hígado. En general, se transmite de persona a persona al ponerse en la boca un objeto contaminado con las heces de alguien infectado. Por ello, el virus se transmite con más facilidad bajo condiciones insalubres.

En California, la población de personas desamparadas ha sido la más perjudicada. Además de la vacunación, las estaciones portátiles de lavado de manos de lavado de manos proporcionan una defensa contra la propagación del virus.

Cada día se registran más casos, impulsando a San Diego a declarar una emergencia de salud pública. Desde marzo, sus funcionarios de salud han tratado de frenar la propagación de la enfermedad con vacunas, y más de 19,000 personas han recibido la primera de dos. Sin embargo, hasta hace poco, el condado solamente había proporcionado dos estaciones de lavado de manos.

La crisis de salud pública, dijo Greg Cox, supervisor del condado, destaca otra que afecta a la mayoría de los californianos: la crisis de vivienda asequible.


NOTAS RELACIONADAS