Más de 40 personas siguen bajo los escombros en edificio de la Ciudad de México

Se cree que pronto se llegará a una de las cápsulas donde hay vida tras el sismo en México
Más de 40 personas siguen bajo los escombros en edificio de la Ciudad de México
Siguen las labores de rescate /Agencia Reforma
Foto: Agencia Reforma

MÉXICO – Las siguientes horas en Álvaro Obregón 286 serán cruciales en el rescate de las 44 víctimas que, se estima, continúan atrapadas en los escombros.

De acuerdo con la información que le fue entregada a familiares, ya se llegó al último piso del 286. Ya metieron a los perros y ya se habla de un aproximado de que en las siguientes pocas horas se podrá llegar al sitio donde se detectaron señales de vida.

Se cree que pronto se llegará a una de las cápsulas donde hay vida.

Después de una suspensión temporal en las tareas de rescate, se volvió a trabajar, pero ahora fueron elementos de la Marina.

Hay 44 familias esperando. Hay 44 hijos, padres y hermanos bajo los escombros.

Humberto Morgan, enlace del gobierno de la capital, confirmó que buscan a 44 personas las que aún se busca en el edificio . “Son 44 personas las que están corroboradas, derivado de que son gente que trabajan ahí, que estuvieron ahí y de los muchos que trabajan ahí”.

El primer día fueron rescatadas 25 personas y el miércoles dos más, precisó.

Rafael López López, comandante de la brigada de rescate de Topos Tlatelolco, comentó a SinEmbargo que las siguientes dos horas serán cruciales, ya que es en este momento en el que se agotarán todas las alternativas que se tengan para rescatar personas con vida y cuerpos.

“La lógica de resistencia de los edificios llega a cambiar, porque aunque parezca firme puede estar inestable. Mientras más demolemos y perforamos vamos cambiando estas condiciones al grado que lo hacemos más inestables. Aquí se suspendió la entrada por la parte de atrás, porque al estarle quitando peso en la parte frontal, se empezó a recargar a la parte de atrás, pidiendo desplomarse todavía más”, comentó.

Como a las 15:20 horas se detuvieron las labores de búsqueda en el 286. Los rescatistas que trabajaban en el edificio evacuaron el sitio y se colocaron en la azotea del edificio vecino por indicaciones de personal que está a nivel de piso. Se había enterado ya de lo crucial que serían las horas de la tarde de este domingo, ya que con la tarea de quitar la loza principal, el edificio se balanceaba a otro extremo.

A esas horas, cerca de 100 personas que se resguardaron en el edificio vecino. No hubo información de por qué ocurrió.

Después, un grupo de marinos ingresó a la zona. Eso fue como a las 4 de la tarde.

Se informó que la razón por la que se tuvo que evacuar, fue porque hubo un movimiento en una de las estructuras. Aunque las personas de hasta arriba no lo sintieron, de acuerdo con el protocolo de seguridad de rescatistas, se tiene que abandonar el edificio.

Un miembro de los topos y un bombero subieron, pero aún no se dio la orden de regresar. Un integrante de los topos contó a la prensa que aunque se había llegado a contactar ya con una persona, se tenía que evacuar urgentemente y luego se debe evaluar el regreso.

Sin embargo, ahora el factor que no ayuda es la probabilidad de lluvia en la zona, que ocasionará que se retrasen más las labores de rescate y que el peso del edificio incremente.

Por la tarde-noche, se sumaron bomberos de la Ciudad de México a las tareas de rescate, a trabajar a marchas forzadas. Pero no hay más información.

De acuerdo con Lidia Albarrán, tía de Karina Gabriela Albarrán Luna, contadora que trabajaba en el piso 4, el viernes llegó el equipo ecuatoriano con una maquinaria para poder cortar concreto sin hacer vibraciones y, además, los israelíes ya habían comentado que ya tenían un 95 por ciento asegurada la parte de abajo y metieron madera y acero, lo que disminuye el riesgo de colapso.

“Ahorita tenemos el aliento de que ya casi lograrán llegar al punto donde se presume nos siguen diciendo que sí hay vida. Un equipo trajo unos radares infrarrojos que detecta vida y ahí hay. No se sabe cuántos, pero hay”, dijo.

Agregó que se tenía entendido que hay tres cápsulas y que pronto se llegará a una.

La última información que se compartió sobre la búsqueda se realizó el día de ayer. Hasta el momento no se sabe el número exacto de personas que han sido rescatadas luego de que se decidiera quitar la loza del edificio.

Tampoco se conoce el número de cuerpos, pero la cantidad de casas de campaña, va disminuyendo.

Acampando en la calle

Familiares de las víctimas han acampado en las calles cercanas al edificio colapsado para estar al pendiente por si hay noticias de alguna señal de vida.

Les dicen que se “preparen para cualquier escenario”, y ellos eligen pensar en el mejor: que sus familiares (al menos 44 personas) salgan vivos de entre el montón de cemento y fierros retorcidos.

El Jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera Espinosa, reiteró este domingo que “la búsqueda y rescate continúan como prioridad, en cooperación con grupos nacionales e internacionales”.

“Encontrar sobrevivientes entre los escombros es la prioridad número uno y no se cejara en encontrar vidas hasta agotar todas las opciones”, aseguró el mandatario capitalino.

El edificio de Álvaro Obregón 286, que constaba de seis pisos y donde ahora son colocado mensajes motivacionales, fue uno de los 47 que colapsaron el pasado 19 de septiembre tras el movimiento telúrico que devastó también a los estados de Morelos y Puebla.

En la Ciudad de México el número de fallecidos es ya de 181 y se teme que supere los 200, pues hay alrededor de 40 personas desaparecidas, de acuerdo con el coordinador nacional de Protección Civil, Luis Felipe Puente.

Los tres terremotos registrados en las últimas tres semanas en México han ocasionado hasta ahora 421 muertos y posiblemente se acerque a los 450, lo que constituye la mayor cifra de fallecidos desde el trágico sismo de 1985 en Ciudad de México que se calcula causó alrededor de 20 mil muertos.

Las tareas de rescate entre los escombros prosiguen hoy a buen ritmo con la ayuda de especialistas de otros países como Israel, Japón, España y Chile con el temor de que se agoten las opciones de hallar personas con vida.

El supuesto desinterés de las autoridades en encontrar sobrevivientes es uno de los bulos más extendidos en redes sociales, aunque lo cierto es que los trabajos de desescombro prosiguen día y noche sin interrupción.