La celebración de Trump que pone a temblar a todos menos a los más ricos de EEUU

Analistas aseguran que la reforma tributaria subirá los impuestos a la clase media mientras favorece a los ricos
La celebración de Trump que pone a temblar a todos menos a los más ricos de EEUU
La reforma tributaria beneficiará a Trump y a otros estadounidenses adinerados al eliminar el impuesto al patrimonio
Foto: John Moore / Getty Images

El presidente, Donald Trump, celebró hoy la aprobación del presupuesto para el año fiscal 2018 (del 1 de octubre de 2017 al 30 de septiembre de 2018) por parte del Senado e hizo una promesa que preocupa a la clase media.

En su cuenta de la red social Twitter, el presidente aseguró: “¡Esto ahora nos permite aprobar los mayores recortes de impuestos (y reforma), que serán los más grandes de la historia de nuestro país!”.

Luego de la victoria el presidente se comprometió a hacer los “mayores” recortes de impuestos de la historia del país tras haber sorteado el escollo del presupuesto para el año fiscal 2018, que el Senado aprobó anoche.

Ahora, el Gobierno de Trump espera aprobar antes de que se cierre el año su reforma tributaria, delineada el 27 de septiembre pasado por la Casa Blanca y líderes republicanos y que propone, entre otras medidas, reducir la tasa impositiva a las empresas desde el 35 % al 20 %.

De acuerdo con el reporte del NY Times los más ricos del país experimentarán un ahorro sustancial en virtud del plan tributario de Trump. En cuanto a la clase media, los beneficios parecen ser modestos.

La reforma tributaria beneficiará a Trump y a otros estadounidenses adinerados al eliminar el impuesto al patrimonio, que afecta sólo a unas pocas de miles de familias ricas cada año, así como la eliminación del impuesto mínimo alternativo AMT.

Por su parte la aprobación de esa reforma fiscal será más fácil después de que el Senado de EEUU aprobara anoche un presupuesto de 4 billones de dólares para el año fiscal 2018.

La aprobación se produjo con 51 votos a favor, todos los republicanos, y 49 en contra, cifra que incluye a los demócratas y al senador ultraconservador Rand Paul, que criticó el presupuesto al considerarlo un gasto demasiado elevado.

En su cuenta de Twitter, Trump arremetió contra los demócratas por no respaldar el presupuesto y citó el desacuerdo con Paul.

“El presupuesto se aprobó anoche, con 51 a 49. Tuvimos CERO votos demócratas solo con Rand Paul (que votará por los recortes en impuestos) votando en contra”, dijo.

Junto al presupuesto, el Senado aprobó enmiendas que permitirán conciliar su propuesta con la ya aprobada en la Cámara Baja, de forma que lo único que falta es la firma de Trump.

Los republicanos del Senado también aprobaron anoche otra enmienda que permitirá aprobar la futura reforma fiscal con una mayoría simple de 51 votos, en lugar de los habituales 60 requeridos.

Eso ayudará a los republicanos, con una estrecha mayoría de 52 escaños en el Senado, a sortear la oposición demócrata para sacar adelante su plan impositivo, aunque tampoco está garantizado que lo logren como ya se demostró en sus esfuerzos fallidos por derogar la ley de salud.

Algunos senadores opinaban que el voto sobre el presupuesto era meramente un vehículo para impulsar la reforma fiscal, dado que el año fiscal 2018 comenzó hace 19 días y el Congreso ya aprobó a finales de septiembre una medida presupuestaria para mantener el Gobierno financiado hasta el 8 de diciembre.

Con información de EFE