La “pandemia” que Bill Gates asegura que matará a 33 millones de personas

El fundador de Microsoft asegura que el gobierno debe tomarse más en serio este asunto que no tarda en desencadenarse
La “pandemia” que Bill Gates asegura que matará a 33 millones de personas
Gates considera que EEUU no está preparado para superar una pandemia mundial.
Foto: Jack Taylor / Getty Images

Bill Gates, el fundador de Microsoft, concedió una entrevista a The Washington Post, en donde puso especial énfasis a un problema que lo tiene realmente preocupado, pues nadie en el gobierno de Estados Unidos ha podido darle respuesta, y mucho menos crear un plan de acción para superar lo que él considera será “una probable gran pandemia letal”.

Se trata del bioterrorismo, un tema que según el propio Gates, tanto el presidente Donald Trump como los encargados de Salud Pública no han tomado en cuenta, ni le han dado la seriedad que merece, pues EEUU corre un riesgo latente de sufrir un ataque de este tipo en los siguientes años.

Dicha visión la comparten varios expertos en el tema, quienes ponen de ejemplo cómo la pasada temporada de gripe puso en jaque a médicos y hospitales, causando la muerte de varias personas en el país.

“Si un patógeno tan altamente contagioso y letal como la gripe de 1918 se produjera hoy, casi 33 millones de personas en todo el mundo morirían en solo 6 meses”, indicó Gates.

El también filántropo reconoció que han habido grandes avances en cuanto al desarrollo de mejores vacunas, así como de medicamentos y de diagnósticos, pero en el caso de las primeras, toman varios años su investigación, implementación y generación, por lo que será necesario tener respuestas más inmediatas.

“Por lo tanto, necesitamos invertir en otros enfoques, como medicamentos antivirales y terapias de anticuerpos que pueden acumularse o fabricarse rápidamente para detener la propagación de enfermedades pandémicas o tratar a las personas que han estado expuestas”, agregó.

Gates reiteró que ningún otro país tiene la experiencia científica y técnica, además de la infraestructura para lidiar con este problema, solo que queda en manos de los mandatarios para poner manos a la obra.