Trabajó muchos años con mejillones para crear obra de arte y esto pudo haberle costado la vida

Gillian Gensen jamás se imaginó que lo que más amaba la puso en un peligro que le ha dejado secuelas irreversibles
Trabajó muchos años con mejillones para crear obra de arte y esto pudo haberle costado la vida
Las conchas de los mejillones se volvieron su peor enemigo.
Foto: Shutterstock

Vivimos un momento sin precedentes...

La crisis causada por el coronavirus nos ha puesto en pocos días en una situación que nadie podía imaginar. La amenaza a la salud de todos debe ser nuestra primera preocupación. Y después, las consecuencias sociales y económicas que ya están golpeando duramente a nuestra comunidad. Pero nuestro compromiso contigo y con todos nuestros lectores es más firme que nunca. Queremos informarte y ayudarte a tomar decisiones en tu día a día.

Producir este contenido que estás leyendo cuesta dinero.
El dinero que permite que los escritores, editores y demás personal de La Opinión puedan mantener a sus familias.
Nosotros no cerramos nuestro contenido como hacen otros medios, porque queremos que todos puedan leerlo, también aquéllos que no puedan pagar una suscripción.

Pero sí pedimos a quienes puedan colaborar con nosotros que nos ayuden. Sólo toma un minuto y puedes aportar tan poco como $3.5 por mes (Sí, leíste bien SOLO $3.5 por mes). Hará un gran diferencia.

Esta semana, la revista Toronto Life le dedicó un artículo completo al trabajo que realiza la artista canadiense Gillian Gensen y el cual, sin saberlo, estuvo a punto de costarle la vida.

Durante 15 años, Gillian estuvo trabajando con miles de conchas de mejillones para crear una escultura con dicho material, obra que llamó “Adam” y con la cual quiso retratar la musculatura humana.

Para conseguir dicho objetivo, Genser compraba a grandes cantidades de dicho molusco en el Chinatown de dicha ciudad y generalmente, solía cocinarlos para sus amigos dos o tres veces por semana, para así poder adelantar su proyecto. De hecho, recuerda que llegó a pasar hasta 12 horas escarbando y lijando las conchas para darles forma.

Luego de un par de meses de haber iniciado su obra, la escultora comenzó a sufrir de vómitos y dolores de cabeza. Después notó algunos problemas de movilidad y que sufría de dolores musculares cada vez que hacía uso de sus herramientas.

Fue en 2013 cuando la situación empeoró a tal grado que terminó en cama, con el cuerpo paralizado por tanto dolor. No podía ponerse de pie e incluso, era incapaz de decir frases completas y también perdió capacidad auditiva del oído izquierdo.

Luego de consultar a varios especialistas, ninguno pudo darle un diagnóstico certero. Gillian pensó que pronto moriría y lo único que quería hacer era terminar la escultura.

Finalmente, uno de los médicos le preguntó si trabajaba con algún material tóxico, a lo que ella respondió que solo manipulaba productos naturales, como cáscaras de huevo, huesos de animales, coral, plantas secas o los mejillones.

Finalmente, en un examen de sangre que le fue hecho en 2015 descubrió que la mujer tenía muy altos los niveles de arsénico y plomo, por lo que fue diagnosticada con intoxicación por metales pesados. El especialista le explicó que las conchas y huesos suelen acumular toxinas, que la ser tocadas y respirar el polvo que estos generaban cuando hacía su trabajo, parte de ese metal había estado ingresando a su cuerpo.

A pesar de la advertencia, la artista decidió concluir su obra a la cual, ella misma apodó como “Mi hermosa muerte”. “No podría haberlo dejado inconcluso. Todo el sufrimiento habría sido para nada”, explicó.

Genser no pudo recuperar por completo su salud. Hasta el día de hoy sufre náuseas, problemas de memoria y tiene alto riesgo de desarrollar enfermedades neurológicas, como mal de Párkinson o Alzheimer.