Los peores momentos para renunciar a un trabajo

Hay algunas situaciones en las que valdría más no renunciar
Los peores momentos para renunciar a un trabajo
Antes de renunciar, piensa muy bien en la situación en la que estás.
Foto: energepic.com / Pexels

Es posible que no estés contento en tu trabajo o que haya pasado por algo que te haya despertado el deseo de conseguir un empleo mejor. Pero, por más que quieras irte, deberías tomar en cuenta algunas situaciones en las que no ten convendría renunciar.

¡Sigue leyendo y descubre cuáles son!

Cuando tienes una pelea con tu jefe o compañero

Si tienes un conflicto en el trabajo que no tiene solución, piensa muy bien cómo afrontarás el problema. Toma en cuenta que, si te vas por esta situación, correrías el riesgo de quedar en malos términos y no tendrías buenas recomendaciones para tu próximo trabajo.

Incluso, es posible que tu mejor estrategia sea quedarte en tu empleo e intentar arreglar el problema para que tu reputación no se vea dañada.

Cuando no tienes otro empleo a donde ir

Debes tomar en cuenta que puede no ser muy fácil encontrar un trabajo rápidamente. Por eso, lo ideal es buscar un empleo antes de renunciar al actual. Una vez que te hayan contratado en otro lado, entonces puedes renunciar.

Cuando te van a ascender

Es posible que no te guste tu trabajo actual, y que por eso quieres cambiarte. Sin embargo, si te han dicho o presientes que te van a ascender de puesto, valdría la pena que te quedaras un poco más.

Toma en cuenta que tener un mejor puesto mejorará tu currículum y te brindará mejores oportunidades de empleo en otras empresas.

Cuando tienes grandes cambios en tu vida

Aunque estés muy ansioso por cambiar de trabajo, deberías pensarlo dos veces si estás pasando por un cambio grande en tu vida, ya sea que estés esperando a un hijo, estés a punto de casarte o te estás divorciando.

En estos casos, lo mejor es que reflexiones muy bien y tomes en cuenta que estos eventos te van a costar dinero, y si no tienes trabajo, te podrías meter a una situación muy estresante.

Como ves, obtener un trabajo es difícil, ¡pero dejarlo también! Por eso, lo mejor es que no tomes esta decisión a la ligera y pienses muy bien lo que vas a hacer. De esta forma, podrás idear un plan para no meterte en  problemas después.

También te puede interesar: Los 5 errores que debes evitar en Linkedin