Los Ángeles se está quedando atrás en sus objetivos de construcción de viviendas asequibles

Al ritmo actual de permisos de vivienda para bajos ingresos, Los Ángeles y Long Beach alcanzará los objetivos en el año 2040 mientras que Santa Clarita lo hará en el año 2.500
Los Ángeles se está quedando atrás en sus objetivos de construcción de viviendas asequibles
Construcciones de nuevos apartamentos en Compton, California, una de las ciudades que, según el estudio, no reportó su progreso.
Foto: David McNew / Getty Images

La crisis habitacional en California ha sido un tema del cual se comenzó a hablar en años recientes. El aumento de personas desamparadas y la reducida capacidad financiera de los residentes del estado para adquirir una residencia ha alarmado a las autoridades tanto estatales como de la ciudad de Los Ángeles, las cuales han buscado medidas desde diversos ángulos para contrarrestarla.

Según un un estudio publicado por Beacon Economics y Next 10, muchas de las ciudades de California, incluyendo varias del condado de Los Ángeles, se están quedado atrás en sus objetivos de producción de viviendas asequibles. Además, algunas de ellas no lograrían cumplierons en cientos de años si continúan vigentes las reglas para obtener permisos de construcción actuales.

El estudio analizó el progreso de 539 jurisdicciones de California comparado con su actual Evaluación regional de las necesidades de vivienda (RHNA por sus siglas en inglés). Los datos de la RHNA se actualizan entre cada cinco y ocho años para “determinar la cantidad de unidades de vivienda en cada nivel de ingresos que cada jurisdicción de California necesita permitir en cada ciclo”.

Los resultados revelaron que la mayoría de las regiones están “crónicamente atrasados ​​en permitir nuevas unidades de vivienda, y 100 de las 539 jurisdicciones no han participado en el proceso de informe en absoluto”. De las 100 jurisdicciones 20 están ubicadas en el condado de Los Ángeles.

Los datos además muestran que menos del 10% del RHNA fue establecido para viviendas de “bajos ingresos” y “muy bajos ingresos”, lo que representa un problema de raíz en el modo como se asigna el número de residencias en cada estrato de ingreso económico para cada región.

“Al ritmo actual de permisos de vivienda para “muy bajos ingresos”, San Francisco y Oakland alcanzarán su meta de muy bajos ingresos alrededor de 2030, Los Ángeles y Long Beach no cumplirán sus metas hasta cerca de 2040, Palo Alto no los alcanzará hasta el 2063, mientras que Santa Clara no alcanzará su objetivo hasta más allá de 2500″.

Sin embargo, ciudades como Santa Mónica y San Diego van por buen camino y “han cumplido o cumplirán con sus metas de vivienda de muy bajos ingresos al ritmo actual de permisos” según reporta el estudio.