Activistas protestan por muertes de trabajadores en accidentes laborales

Piden mejores condiciones laborales, y señalan que muchos de los accidentados o fallecidos cumpliendo con su trabajo son inmigrantes

Trabajadores y activistas que reclaman mayor seguridad en los puestos laborales protestaron este miércoles frente a la alcaldía de Los ÁngelesCalifornia, y recordaron a las miles de personas que han perdido la vida en su sitio de trabajo.

La falta de cumplimiento de las normas de seguridad y la poca protección en general a los trabajadores ha generado tragedias y costado la vida a muchos, incluso en ocupaciones que se consideran de bajo riesgo como la costura en talleres, según se destacó en la protesta.

Nancy Zúñiga, directora del Proyecto de Salud de Trabajadores del Instituto de Educación Popular del Sur de California (IDEPSCA), señaló que en 2017 se reportaron en Los Ángeles 5.147 muertes de trabajadores en el desempeño de sus funciones.

Zúñiga destacó que muchos de los accidentados o fallecidos son inmigrantes que, aunque ponen en riesgo su salud, no reciben beneficios médicos ni protección adecuada.

“Hoy quiero mencionar especialmente a los trabajadores del hogar y a los jornaleros, que fueron los primeros en responder a los incendios en el área de Malibú”, dijo la activista.

La organizadora hispana destacó que muchos de estos trabajadores ayudaron a salvar vidas, a recoger escombros y a reconstruir viviendas, pero “ni siquiera se les dio una mascarilla para protegerse del aire contaminado” y todavía enfrentan problemas de salud por esa causa.

Durante la protesta, en la que participaron cerca de 50 activistas, se recordó a obreros fallecidos y se pidió a las autoridades que hagan cumplir las normas de protección laboral.

Así, se leyeron historias de casos como el de una niña hispana hija de una costurera, a la que la madre tenía que llevar al sitio de trabajo pues no tenía con quien dejarla en el hogar.

“Mi madre me dijo que tuviera cuidado con un trabajador que con frecuencia llegaba borracho y se ponía agresivo”, leyó en primera persona una joven activista al recordar el caso de la menor.

“Mi madre se alejó de su puesto de trabajo ese día y el hombre me atacó con unas tijeras y más tarde fallecí en el hospital”, denunció la joven como si quien hablara fuera la propia niña.

Igualmente, se recordó el caso de Ernesto Rosales, un trabajador de la construcción que falleció al caer desde el techo de un edificio que reparaba.

“Si se hubieran seguido las medidas de seguridad, su caída no se habría producido”, afirmó un familiar.

Luego de presentar los casos de algunos de los trabajadores fallecidos, los participantes en la protesta recordaron su muerte tendiéndose en el suelo.

Por otra parte, Carmen Sánchez, trabajadora de limpieza y miembro del Sindicato UFCW 770, denunció el acoso sexual y las violaciones que sufren especialmente las empleadas de aseo en los turnos de la noche.

“El acoso sexual es permanente en mi trabajo, pero lucharemos para que los supervisores y los encargados de los edificios se hagan responsables de nuestra seguridad”, afirmó hoy Sánchez.