Censo 2020: Todos merecen ser contados

Asambleísta y coalición de organizaciones comunitarias destacan la importancia de que todos participen en el conteo nacional
Censo 2020: Todos merecen ser contados
El asambleísta Jones-Sawyer recalca la importancia del censo./ Virginia Gaglianone
Foto: La Opinion

Cuando Madison, Franklin, Jefferson y Hamilton incluyeron la herramienta del censo en la Constitución, lo hicieron con la intención de que todas y cada una de las personas que viven en el país sean contadas, asegurando de este modo su representación en el Congreso. Desde 1790, y cada 10 años, el Gobierno realiza el conteo nacional.

Del Censo dependen, entre muchas cosas, los fondos que le corresponden a cada estado y el número de distritos en el Congreso. El conteo nacional también recopila información demográfica, identifica los grupos y comunidades que necesitan más recursos, e incluso determina los fondos que el estado puede destinar para educación y programas de salud.

La Corte Suprema dictaminó recientemente que las preguntas sobre la ciudadanía y el estado migratorio de las personas no podría incluirse en el censo, que tendrá lugar el año próximo. Y sin embargo, muchos inmigrantes de color sienten temor de participar en el conteo.

De no participar en el Censo, comunidades enteras podrían ser ignoradas.

Es por ello que el Asambleísta Reginald Byron Jones-Sawyer, Sr. del distrito 59, se unió a organizaciones sin fines de lucro y activistas para iniciar una serie de acciones que aseguren que todos sean contados. El miércoles por la mañana, representantes de dicha coalición ofrecieron una rueda de prensa para anunciar futuras acciones.

“Mi distrito incluye algunos de los sectores más difíciles de contar en el país; es nuestro deber asegurar que cada residente sea contado para recibir fondos y recursos que pertenecen en nuestra comunidad”, indicó Jones-Sawyer.

El asambleísta mencionó la importancia del rol de miembros confiables de la comunidad, como por ejemplo pastores, maestros o representantes, que puedan motivar a todos a participar en el conteo.

“Los ‘validadores’ son personas conocidas en la comunidad, como por ejemplo los sacerdotes. Los residentes confían en ellos”, explicó, en entrevista con La Opinión.

“La gente está con miedo. Este fin de semana, muchos de nuestros constituyentes ni siquiera vinieron a misa. Los residentes tienen miedo de salir, de llevar a sus niños a la escuela”, describió Jones-Sawyer.

El asambleísta notó la táctica de la Administración Trump de imponer miedo en las comunidades de color para amedrentarlas de salir a votar.

“Con el anuncio reciente de las redadas hicieron una prueba para ver si lograban atemorizar a la comunidad para que se queden en sus casas”, comentó.

Ramírez-Zárate: ‘El Censo no es político’./ Virginia Gaglianone

Yo también siento miedo

“Mucha gente siente temor porque recuerda lo que ocurrió en los años 40, cuando realizaron las redadas en contra de la comunidad japonesa”, señaló Alejandra Ramírez-Zárate, “dreamer” y analista de investigación y política para la organización no lucrativa Advancement Project California.

“He hablado con residentes que me dicen que ‘no se quieren meter en problemas’, o ‘para qué arriesgarme, si hasta en las escuelas hacen redadas’. Pero yo les explico que del censo depende que las escuelas de nuestros niños puedan seguir sirviendo desayunos y almuerzos gratis, que nuestros niños tengan libros cuando van a aprender, o incluso que cierren o no la escuela”, describió Ramírez- Zárate.

“Yo también siento miedo por mí y por algunos de mis familiares, pero entiendo la importancia de ser contados”, agregó.

La coalición, que también incluye a organizaciones como NALEO, CHIRLA y la Arquidiócesis de Los Ángeles, entre otras organizaciones, busca concientizar a la comunidad sobre la importancia de su participación en el Censo 2020.

“Queremos trasmitir el mensaje en eventos y ferias comunitarias, tocando puertas. En septiembre queremos comenzar en las escuelas. Porque el Censo no es algo político, es algo muy serio que nos impacta a todos”, indicó Ramírez-Zárate.

“Ser contado en el Censo es una manera de resistencia”, señaló Joseph Villela, director de política de CHIRLA (Coalition for Humane Immigrant Rights). “Tu información del Censo no va a ser entregada a ICE. Hay protecciones. Es por ello que todos debemos participar en el Censo, y también debemos registrarnos para votar”, agregó.

Recursos

Ely Flores, director de participación cívica de NALEO Educational Fund, indicó que existían recursos para aquellos que tenían preguntas o necesitaban asesoramiento.

“Organizaciones como NALEO o CHIRLA ofrecen asistencia a quienes necesitan”, señaló.

“El Censo es la manera que tenemos de ser representados o borrados. Si no participamos, no seremos visibles y en pocos años, no habrá una historia latina para contar”, acotó.