Nominan a salvadoreño para Premio Nobel de la Paz 2020

El profesor Félix Latzo recibió la nominación por su trabajo de protección al medio ambiente
Nominan a salvadoreño para Premio Nobel de la Paz 2020
El profesor Latzo creó el programa 'Plantando América´.
Foto: Cortesía Manuel Santiago

No todos los días abrimos el diario, impreso o digital, y nos encontramos con una noticia tan inspiradora y que nos llena de orgullo, como la nominación de un hispano al prestigioso Premio Nobel.

Pero eso es exactamente lo que ocurrió con el profesor salvadoreño Félix Latzo, quien fue nominado para el Premio Nobel de la Paz 2020, por su labor de décadas en defensa del medio ambiente.

“La nominación para el Premio Nobel es, en un principio, un honor gigantesco y soberanamente importante y el resultado de 35 años de trabajo”, indicó Félix Latzo, en entrevista con este diario. Latzo recalcó el reconocimiento que esto significa para su amado El Salvador.

“Muchas veces se publican solo los eventos negativos, pero esto es algo positivo, que nos enorgullece a todos”, indicó.

Sembrando América

A finales de los años 80s, el ecologista Felix Latzo creó el método educativo. “Let´s Plant America”, en la Universidad de Columbia, Washington D.C. con el fin de concientizar a los niños sobre la importancia del medio ambiente. El programa está pensado para estudiantes de 3, 4 y 5 grado de la escuela primaria.

Nunca vamos a avanzar en el cuidado del medio ambiente hasta que no haya una concientización ecológica”, indicó Latzo.

El experto explicó que existen dos factores fundamentales para dicha concientización. El primero es que la concientización comience temprano, durante la niñez. El segundo, y más importante, darle seguimiento al proceso educativo durante varios años.

Latzo basa su programa de arborización y concientización en una premisa aparentemente simple: un grupo de niños planta un árbol en tercer grado. Pero el programa no termina allí. El grupo toma una foto inicial a la que recurrirá a través del programa ,y hace el seguimiento por otros dos años, basándose en la guía del libro que acompaña al programa.

El árbol crece a la par del niño. El orador más grande del mundo no puede equipararse a este tipo de vivencia que experimenta el estudiante”, explicó Latzo

Su programa también cuenta con la versión en español “Plantando América”, para los países hispanos. El método también fue presentado y puesto en práctica en Europa y en Asia (Let’s Plant Europe y Let’s Plant Asia).

El profesor Latzo recalca la importancia de la concientización.

Medio ambiente y corrupción

Latzo estuvo recientemente en New York, participando en la reunión de las Naciones Unidas, y en Los Ángeles, visitando a la comunidad salvadoreña.

Mi mensaje a la diáspora salvadoreña es que ‘No todo está perdido’, que es posible enderezar el rumbo de nuestro país y que todos podemos colaborar”, indicó y señaló que está muy entusiasmado con el nuevo presidente de El Salvador, Nayib Bukele, y confía en que se produzca un cambio significante.

Latzo explicó cómo la corrupción política está conectada con el medio ambiente y dio el ejemplo del plan de forestación de la zona del río Lempa.

“Treinta años atrás prometieron plantar 8,000,000 de árboles, pero el proyecto nunca se llevó a cabo. Y ahora pagamos las consecuencias de no hacerlo”, indicó. “Lo mismo con la Cumbre del clima, en Río de Janeiro, Brasil, en 1992. Mucha bulla y no pasó nada.  Tenemos que sacudir la conciencia ecológica, comenzando por la niñez. No hay que perder el momentum”, reflexionó.  Latzo mencionó la importancia del cuidado ambiental a nivel global, y explicó que, por ejemplo, la polución originada en las minas de Guatemala llega a El Salvador, a través del río Lempa.

Todo el planeta está conectado y unido en su lucha por el medio ambiente.

Interés ecológico

Desde pequeño, Latzo se interesó por el medio ambiente y la salud del planeta.

“Me crié en una finca en una zona rural de El Salvador”, compartió.

“En mi infancia aprendí a apreciar lo maravillosa que es la naturaleza. Siempre fui muy observador y desde chico, dos cosas quedaron grabadas en mi mente. Por un lado, la tala masiva de árboles. En un momento de mi infancia, fue testigo de una tala que involucró a más de mil árboles. Por otro lado, me impresionó el uso indiscriminado de pesticidas que ya han sido prohibidos en Europa, pero que se siguen utilizando en nuestros países”, indicó.

Con respecto al apoyo recibido, el académico indicó que si bien, algunos medios recibieron la noticia con “bastante frialdad”, el apoyo que recibió de sus compatriotas y de la comunidad fue total.