Buttigieg se destaca en el debate demócrata: ¿será el mejor para ganarle a Trump?

Pete Buttigieg ha sido alcalde de South Bend, Indiana, desde 2012.
Buttigieg se destaca en el debate demócrata: ¿será el mejor para ganarle a Trump?
Pete Buttigieg en un mitin en Rochester, New Hampshire, en noviembre de 2019.
Foto: JIM WATSON / AFP

WASHINGTON – Pete Buttigieg, el más joven entre los aspirantes demócratas a la Casa Blanca en 2020, se consolidó como un serio contendiente tras el quinto debate televisado hacia la nominación presidencial, pero muchos se preguntan si será el mejor para disputarle la reelección a Donald Trump.

El alcalde de South Bend, Indiana, la ciudad donde nació hace 37 años, es abiertamente gay, tiene poca experiencia política y despierta pocas adhesiones entre los electores afroamericanos, cruciales para un triunfo demócrata, y entre los hispanos, la minoría que tendrá mayor porcentaje de votantes en las elecciones de noviembre del año próximo.

Cuarto en las encuestas nacionales, muy por detrás del exvicepresidente Joe Biden y de los senadores Bernie Sanders y Elizabeth Warren, los septuagenarios que lideran la carrera, Buttigieg sorprendió esta semana al saltar al primer lugar en Iowa y crecer en New Hampshire, dos estados que marcarán la dinámica de la contienda al ser los primeros en celebrar primarias, el 3 y el 11 de febrero.

¿Será Buttigieg el fenómeno que los demócratas buscan? Moderado como Biden, cuya candidatura parece derrumbarse cada vez más, podría captar el voto de centro frente a las propuestas más volcadas a la izquierda de Sanders y Warren. Buttigieg lo sabe y apela a un mensaje conciliatorio.

El debate del miércoles, que reunió a los diez principales demócratas en liza, le permitió al exmilitar de apellido raro (de origen maltés y pronunciado “budachach”) proyectarse como un milennial capaz de unir a su partido y devolverlo al poder.

Tres momentos mostraron su capacidad de responder a sus más notorias debilidades, que él aprovechó para presentar como retos.

Falta de experiencia política

Cuando la senadora Amy Klobuchar, novena en las encuestas, cuestionó su falta de experiencia en la política nacional, Buttigieg replicó: “La experiencia de Washington no es la única experiencia que importa (…) Diría que necesitamos algo muy diferente en este momento”.

“Para derrotar a este presidente, necesitamos a alguien que pueda ir cara a cara y que en realidad venga de las comunidades a las que apela”, afirmó.

Trump ganó en 2016 en el Medio Oeste del país, la zona de la cual Buttigieg proviene.

Tropas a México

La congresista Tulsi Gabbard, en octavo lugar, también puso en duda la capacidad de Buttigieg, pero en el escenario internacional. La legisladora, otra exmilitar, afirmó que Buttigieg quería enviar tropas para luchar contra los cárteles en México.

Buttigieg desestimó su comentario como “estrafalario” y la acusó de sacarlo de contexto. Pero fue más lejos, afirmando que a diferencia de ella, él nunca se hubiera sentado con “un dictador asesino” como Bashar Al Asad. Gabbard ha sido fuertemente criticada por reunirse con el líder sirio en 2017.

Voto afroamericano

Un tercer golpe vino de la senadora Kamala Harris, quinta en los sondeos y única mujer afroamericana en la contienda, quien aludió a los problemas de Buttigieg para seducir a los afroestadounidenses.

Buttigieg reconoció que enfrenta “el desafío” de conectar con esos votantes, pero destacó cómo su homosexualidad le ayudó a tener empatía con las minorías.

“Aunque no tengo la experiencia de haber sido discriminado por el color de mi piel, tengo la experiencia de sentirme como un extraño en mi propio país”, dijo.

El alcalde recibió un 0% de apoyo entre los votantes negros en Carolina del Sur en una encuesta reciente de la Universidad de Quinnipiac. Y a un año de los comicios, una encuesta de Telemundo/Mason-Dixon sobre el voto latino le otorgó apenas un 2%.

En general, el debate pareció ser una “victoria” para Buttigieg, dijo el jueves a la AFP David Barker, director del Centro de Estudios Presidenciales y del Congreso de la American University en Washington.

Pero “queda por ver si puede convencer a suficientes votantes de que ser alcalde de una pequeña ciudad universitaria realmente constituye suficiente experiencia para ser presidente”.

Más entusiasta fue el consultor político Frank Luntz, conocido por trabajar para causas republicanas.

“Si quieres entender por qué Pete Buttigieg está creciendo, solo mira su respuesta a Kamala Harris. Fue inteligente, empático, emocional… y correcto. El mejor minuto del debate”, tuiteó.

por Alina Dieste