Juez Federal de Los Ángeles renuncia tras polémico comentario calificado como racista

El juez principal del distrito central de California había asumido el mando de X a inicios de junio pero renunció como gesto de arrepentimiento

El interior de la corte de Santa Maria en California.
El interior de la corte de Santa Maria en California.
Foto: Spencer Weiner-Pool / Getty Images

El juez federal Cormac Carney había asumido como el cargo de Juez Principal del Distrito Central de California, que incluye a la ciudad de Los Ángeles, pero renunció la semana pasada tras una controversia debido a un comentario emitido en un seminario a inicios del mes de junio.

El LA Times afirmó que Carney presentó su renuncia el viernes a través de un correo electrónico tras críticas y rechazo al comentario que hizo al referirse a la secretaria de la corte Kira Gray, quien es afroamericana.

En un seminario de la Asociación Federal de Abogados del 9 de junio, Carney dijo: “Afortunadamente cuento con la secretaria Gray que es muy buena para la calle y sabe hacer su trabajo”. El comentario lo hizo cuando hablaba acerca del cargo que acaba de asumir como juez principal.

El comentario fue inmediatamente catalogado como degradante por otros jueces y miembros de la corte, lo que motivó a Carney a presentar su renuncia.

A pesar de que el juez afirma que usó la frase parar referirse a las habilidades de la secretaria para conectar con la gente y hacer las cosas, prefirió renunciar. “Le pedí disculpas a la sra. Gray pero llegué a la conclusión de que una disculpa no resolverá este asunto”, afirmó el juez en su renuncia.

No puedo permitir que la Corte se politice y se vea envuelta en controversia”, agregó.

El juez Philip S. Gutierrez asumió el cargo como juez principal del Distrito Central de California desde el pasado 26 de junio.

Para seguir leyendo:

El coronavirus golpea duro en Los Ángeles: el condado rebasó los 100,000 casos

UCSF pagó extorsión de más de $1 millón de dólares a hackers que robaron información de sus servidores

Incendios en la ciudad de Niland, California acabó con más de 40 casas