VIDEO: Feministas vandalizan el Metro de la CDMX en protesta por violento desalojo de activistas

Encapuchadas protestaron por el desalojo violento de activistas de la sede de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México

VIDEO: Feministas vandalizan el Metro de la CDMX en protesta por violento desalojo de activistas
Feministas protestaron en la estación del Metro Chabacano.
Foto: EFE

MÉXICO – Luego de que fueran desalojadas feministas de la sede de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (Codhem) en Ecatepec, un grupo de encapuchadas se manifestó en la estación del Metro Chabacano, en la Ciudad de México, realizando pinta en las instalaciones del transporte público.

Y es que las encapuchadas, integrantes de colectivos feministas, así demostraron su rechazo y condena al desalojo violento que realizaron contra sus compañeras el pasado viernes de las instalaciones de la Codhem, para exigir justicias por los feminicidios y abusos sexuales de los que han sido objeto las mujeres en el Estado de México.

Fueron alrededor de 25 jóvenes, quienes entraron al a estación del Metro Chabacano, para realizar pintas en el suelo, paredes y en torniquetes, también doblaron barreras de metal. Incluso dieron el acceso libre a los usuarios del transporte público.

“Es hora ejercer nuestros derechos. El pasado 11 de septiembre en la madrugada, policías municipales del Estado de México agredieron, reprimieron y agredieron a mujeres que tomaron la sede de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México”, expuso una encapuchada por el altavoz.

Las imágenes fueron captadas en videos y compartidos en las redes sociales, donde se ve a las encapuchadas gritando consignas contra el gobierno y causando daños en las instalaciones del Metro.

“Exigimos la pronta reparación del daño a Alfredo Del Mazo, Gobernador del estado, a Fernández Vilchis Contreras, presidente Municipal de Ecatepec por la agresión contra nuestras hermanas”, exclamó una de las mujeres a través de un megáfono.

Foto EFE

Con el brazo aún vendado, Erika Martínez, una de las madres de víctimas de violación regresó de Ecatepec al inmueble oupado de la CNDH, en el centro de la Ciudad de México, instalaciones que fueron tomadas desde el pasado 3 de septiembre por familiares de víctimas de feminicidio y abuso sexual.

La mujer lanzó consignas en contra del gobernador del Estado de México, Alfredo Del Mazo, a quién le pide una explicación por permitir que funcionarios la golpearan a ella y a otras mujeres en Ecatepec.

“A una de las compañeras le pegaron con un bat en la cabeza, a una de las reporteras la ahorcaban entre cinco personas, la tenían ahí golpeándola, uno la ahorcaba con su propio gafete, a otras chicas las pateaban, o sea, una cosa impresionante. A mí me aventaron una banca de metro y medio”, recordó.

Feministas protestaron en la estación del Metro Chabacano.
Foto EFE

Érika Martínez es madre de una niña de 10 años que fue abusada sexualmente en 2017, y para la que dice no hubo justicia. Ha permanecido una semana en las instalaciones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, ubicada en el Zócalo en la Ciudad de México, pero antier fue al inmueble de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (Codhem) de Ecatepec a apoyar a feministas que lo tomaron por las mismas demandas.

Violento desalojo

Consideró que este hecho fue muy representativo, pues dice, refleja la violencia en un municipio que destaca por los feminicidios y en una entidad en la que a diario desaparecen mujeres. Denostó que todos los elementos hayan sido hombres, pues dijo, arremetieron en contra de activistas, una de ellas embarazada y otra de la tercera edad frente a niños.

“Estas personas empezaron a aventarnos todo el inmobiliario que había, bancas, sillas plegables, nos rociaban con los extintores y ya que se les terminaba nos los aventaban. También había policías me imagino que ministeriales, que uno de ellos quiso atropellamos con su automóvil, a una de las muchachas la arrastraron de los cabellos”, denunció la mujer.

“Fue una desesperación horrible porque decían ‘agarrenlas y a la que agarren desaparézcanla’ Entonces eso era el miedo, es el miedo. No puede suceder esto, la verdad no entiendo porqué tanto odio hacia nosotras las mujeres yo yo le pediría una explicación al Gobernador del estado de México porque no hay mujeres policías en sus instituciones”, apuntó.

Foto EFE

Señala que su brazo izquierdo perdió mobilidad por el mueble que le fue aventado, pero en el otro brazo también le cayó una silla plegable. Relató que la desesperación creció cuando las amenazaron que les quitarían a los niños para llevarlos al DIF.

“No sabíamos para dónde correr, había muchos policías, todos con armas largas. Nunca dialogaron”, aseguró.

No eran más de 20 las personas que estaban en el edificio ese día, estima.

Desde el Zócalo se comunica con activistas que fueron el  viernes a Ecatepec y le prendieron fuego al inmuebe.

“¡Esto fue lo que provocaron!, ¡Si se meten con una, se meten con todas!, Ya no estamos solas, más mujeres se visten de negro y se ponen la capucha, ¡Somos el bloque negro!”, indicó la mujer.

La protesta de las feministas en la CNDH, quienes realizaron pintas a cuadros de personajes históricos fue criticada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien lamentó los “daños” realizados a la pintura de Francisco I. Madero.

Esas criticas provocaron más la ira de las madres de víctimas de feminicidios y violación, ya que afirmaron que la presidente le importa más una pintura, que la vid de sus hijas.

Foto Agencia Reforma.

Con información de agencias