Ni brote de coronavirus en el Senado parará la votación de la nominada de Trump al Supremo

Los senadores republicanos están dispuestos a ir a la Cámara Alta aunque tengan COVID-19

Ni brote de coronavirus en el Senado parará la votación de la nominada de Trump al Supremo
El anuncio de la nominación de Barrett es señalado como evento de propagación del coronavirus.
Foto: SHAWN THEW / EFE

Los senadores republicanos siguen impulsando la confirmación de Amy Coney Barrett como jueza del Tribunal Supremo, a pesar de que tres de estos legisladores han dado positivo de COVID-19 y de que el líder de la Cámara Alta ha pausado su actividad parlamentaria.

Comunicados y entrevistas realizadas este lunes han dejado claro que los republicanos del Senado defienden no demorar el calendario de confirmación de Barret aunque el coronavirus esté causando estragos en Washington.

El Comité Judicial de la Cámara Alta aún tiene programado empezar con las audiencias el próximo 12 de octubre, a pesar de las peticiones de los senadores demócratas de retrasar la cita después de que los senadores Mike Lee, Thom Tillis y Ron Johnson anunciaran que tienen coronavirus en el lapso de 24 horas.

Estas audiencias pueden celebrarse a pesar de que el líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, haya ordenado el cierre hasta el 19 de octubre, según publicó Politico.

La mayoría republicana en la cámara quiere que la confirmación de Barret se dé antes de las elecciones del 3 de noviembre y ni un solo republicano sugirió este lunes que los casos de coronavirus en el Senado los apartarían de este objetivo.

“No creo que nada haya cambiado. Creo que el senador [Chuck] Schumer [líder de la minoría demócrata] quiere votar en febrero, la mayoría de mis compañeros republicanos quieren votar el jueves”, dijo el senador republicano por Louisiana John Kennedy, que es miembro del Comité Judicial. “Supongo que encontraremos un acuerdo (entre las dos fechas) y votaremos poco antes de las elecciones”, añadió.

Precisamente el anuncio de la nominación de Barrett en la Casa Blanca es señalado como el posible evento en el que se contagió el presidente Donald Trump, la primera dama y hasta una treintena de personas que tienen conexión con el mandatario o con el partido republicano.

Si finalmente se aprueba la candidatura que propone Trump, el Tribunal Supremo quedaría con una aplastante mayoría conservadora, algo que podría afectar a cualquier medida que adopte o ley que firme un presidente demócrata.