El sur de California se queda sin camas de terapia intensiva para sumarse en la emergencia al Valle de San Joaquín

Los 11 condados que conforman la región del sur de California, incluyendo Los Ángeles, ya no pueden recibir a más pacientes en ICU

Dos regiones de California enfrentan una debacle en hospitales.
Dos regiones de California enfrentan una debacle en hospitales.
Foto: EFE

La vacuna ya está en California, pero aún falta mucho para que esté disponible para todos los residentes, quienes están sufriendo la peor oleada de casos de coronavirus y dos de las cinco regiones del estado ya no cuentan con camas de terapia intensiva.

Primero fue la región del Valle de San Joaquin que está compuesta por los condados de Calaveras, Fresno, Kern, Kings, Madera, Mariposa, Merced, San Benito, San Joaquín, Stanislaus, Tulare y Toulumne, donde ya no tienen camas disponibles en las unidades de cuidados intensivos (ICU), poniendo en riesgo la vida de cientos de personas que puede necesitar de cuidados especiales indiferentemente si está relacionado con coronavirus o no.

Luego, la tarde del jueves, las autoridades indicaron que tampoco quedan camas de ICU en la región sur de California, que comprende a los condados de Los Ángeles, Orange, San Diego, San Bernardino, Riverside, Ventura, Imperial, Inyo, Mono, San Luis Obispo y Santa Bárbara.

De acuerdo con la directora de Salud Pública del condado de Los Ángeles, los hospitalizados por coronavirus en el sistema de salud de L.A. pueden superar los 5,000 pacientes esta misma semana.

Este jueves, California reportó 52,281 nuevos casos de coronavirus y 379 decesos.

El gobernador Gavin Newsom ordenó a principios de semana la instalación de 60 morgues temporales en los hospitales del estado para lidiar con el incremento de fallecidos y el colapso que pueda generar en el área forense.

LEER MÁS
USCIS aplica cambios para asilados y refugiados en solicitudes de “green card”
Demócratas creen que un segundo cheque de estímulo les ayudaría a hacerse con la mayoría en el Senado
A pesar de la crisis y los que se mudan del estado, los precios de las viviendas en California siguen subiendo