2.2 millones de californianos pueden quedarse sin cheque de estímulo federal

Un estudio de California Policy Lab revela que se perdería hasta $5.7 millones de la ayuda económica debido a que no han presentado su declaración de impuestos

El plazo para presentar los impuestos de 2020 acaba el 17 de mayo.
El plazo para presentar los impuestos de 2020 acaba el 17 de mayo.
Foto: Olya Kobruseva / Pexels

Un estudio de California Policy Lab calcula que 2.2 millones de residentes del estado dorado se quedarán sin el dinero que les corresponde por los cheques de estímulos que el gobierno federal ha enviado para ayudar a hacer frente a los estragos económicos de la pandemia COVID-19. En total, se perderían unos $5.7 millones de dólares debido a que el Servicio de Renta Interna (IRS, por sus siglas en inglés) no tiene los datos de quienes normalmente no declaran sus impuestos.

Tanto la asignación de los cheques de estímulos federales como la del estatal (llamado Golden State Stimulus) dependen de las declaraciones de impuesto de los años anteriores. De hecho, la fecha en la que el estado de California enviará la ayuda económica a cada contribuyente variará en función de cuándo haya presentado su declaración tributaria.

Según el estudio de California Policy Lab, publicado el 6 de abril, de todos los californianos elegibles para recibir los pagos federales, lo que ellos llaman la “brecha de estímulo” afectaría a 2.2 millones. 1.4 millones de personas perderían los tres pagos directos, 424,000 se quedarían sin los dos últimos y 360,000 no recibirían el aprobado más recientemente, de acuerdo al desglose del centro de estudios.

Los números de la “brecha de estímulos” podrían ser incluso mayores ya que el estudio ha tomado como referencia a las personas que reciben beneficios estatales del Departamento de Servicios Sociales, como CalWorks y CalFresh. Y otro estudio realizado antes de la pandemia muestra que el número de personas que reciben beneficios estatales está muy por debajo del de personas que realmente son elegibles.

Quienes corren más riesgo de quedarse sin su(s) pago(s) directo(s) son los adultos que no tienen dependientes, los dependientes de residentes indocumentados que alcanzaron la mayoría de edad en la última ronda de estímulos, nativos estadounidenses y residentes de áreas rurales de los condados del norte y del este de California.

Estos datos muestran la importancia que tiene declarar los impuestos antes del próximo 17 de mayo, cuando acaba el plazo. La página oficial de IRS ofrece ayuda (también en español) para hacerlo gratuitamente. Es la última oportunidad de estos contribuyentes para conseguir al menos los dos primeros cheques federales y, de momento, la única para cobrar el del estado dorado.

En el caso del californiano, las personas elegibles para el cheque estatal que hagan la declaración después del 23 de abril (y antes del 17 de mayo) tendrán que esperar unos 45 días para ver el dinero en sus cuentas bancarias o hasta 60 para recibir el cheque en papel en sus buzones.