De pie, recuperado y feliz, Toño Mauri cumple el sueño de entregar a su hija en el altar

Tras 10 largos meses y de mucha tensión por su delicado estado de salud, el actor y empresario de 56 años entregó a su hija Carla en la iglesia este viernes

De pie, recuperado y feliz, Toño Mauri cumple el sueño de entregar a su hija en el altar
Toño Mauri.
Foto: Mezcalent / Mezcalent

De pie, recuperado y feliz, así apareció Toño Mauri para cumplir el sueño de entregar en el altar a su hija Carla durante la boda religiosa de esta con Pablo Fernández de Córdova, realizada en Miami.

Ayer (viernes) se casó mi hija Carla. Siempre soñé con ese momento, poder entregar a Carla en la iglesia“, expresó Mauri en entrevista.

Pero vino la pandemia y entré al hospital con COVID-19. Nunca pensé que me fuera a pasar todo lo que viví“, indicó.

El actor y empresario de 56 años permaneció ocho meses hospitalizado en Florida a causa del virus que lo dejó al borde de la muerte. Primero fue sometido a un estado de coma y después le practicaron un trasplante doble de pulmón que tuvo como resultado una operación exitosa. Ahora disfruta la vida junto a su familia y poco a poco se ha ido reincorporando a sus actividades.

De traje beige, Mauri, quien dijo que su caso es un milagro de Dios, estuvo acompañado por su esposa Carla Alemán Magnani y su hijo Toño en la iglesia donde se llevó a cabo el evento.

Carla y Pablo esperaron a que yo saliera del hospital para casarse y que yo pudiera cumplir mi sueño“, comentó el también productor.

Fueron 10 largos meses y de mucha tensión por cómo se iban dando las cosas“, agregó emocionado.

Mientras estuvo en el hospital y en los momentos más difíciles su petición era regresar a casa con los suyos, dijo.

Y entregar a Carlita en su boda“, declaró. “Dios me hizo el milagro y en cuanto salí del hospital Carlita y Pablo buscaron la fecha y organizaron todo para hacer la boda“.

La ceremonia religiosa fue un momento muy emotivo para la familia, dijo.

Por las condiciones que aún prevalecen a causa la pandemia, a la boda asistieron las personas más cercanas a los novios.

Sólo estuvo presente la familia en la misa. Hicimos un Zoom para que los amigos y parte de la familia que no pudo viajar pudieran ver la boda“, afirmó.

En imágenes de la ceremonia que circularon ayer en redes se ve a un Toño Mauri más recuperado.