Día Nacional del Vino: los 5 riesgos para la salud de beber mucho vino

El Día Nacional del Vino puede ser un buen pretexto para disfrutar una copa. Los expertos recomiendan un consumo moderado, ya que beber vino en exceso puede aumentar el riesgo de cáncer entre otros efectos negativos

El consumo de alcohol (incluyendo al vino) puede aumentar el riesgo de cáncer de colon.
El consumo de alcohol (incluyendo al vino) puede aumentar el riesgo de cáncer de colon.
Foto: Jep Gambardella / Pexels

El vino, el tinto en particular, se ha relacionado con algunos efectos beneficiosos para la salud debido a su contenido de polifenoles con actividad antioxidante y antiinflamatoria que se encuentran en la piel de las uvas rojas y moradas; flavonoides que proporcionan el color y el sabor únicos del vino. Sin embargo, los riesgos de beber en exceso podrían superar los posibles beneficios.

La Escuela de Salud Pública de Harvard señala que los polifenoles específicos del vino tinto incluyen resveratrol, quercetina y epicatequinas. Además del alcohol, por sus polifenoles, al consumo moderado de vino se le ha atribuido un efecto cardioprotector, reductor de riesgo de diabetes y también de condiciones neurodegenerativas.

Además de la cantidad de alcohol ingerida, otros factores que influyen en los efectos son la edad, la genética, dieta y condiciones de salud.

¿Cuáles son los efectos negativos de beber mucho vino?

1. Insificiencia cardíaca

La Sociedad Europea de Cardiología comparte que las personas que beben mucho alcohol con regularidad (incluyendo al vino) tienen un mayor riesgo de desarrollar insuficiencia cardíaca, lo cual puede aumentar la incidencia de fibrilación auricular.

Estudios recientes indican que una bebida alcohólica al día se relaciona con un aumento del 16% en el riesgo de fibrilación auricular, a mayor consumo aumenta el riesgo.

La fibrilación auricular es una arritmia, un latido cardíaco irregular que puede provocar coágulos de sangre, accidente cerebrovascular, insuficiencia cardíaca y otras complicaciones relacionadas con el corazón, según explica la Asociación Estadounidense del Corazón.

2. Puede aumentar el riesgo de cáncer

“Todos los tipos de bebidas alcohólicas, incluidos el vino tinto, están relacionados con el cáncer”, afirman los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). El consumo de alcohol aumenta el riesgo de contraer distintos tipos de cáncer: boca y garganta, laringe, esófago, colon y recto, hígado y mama en las mujeres.

El Instituto Nacional del Cáncer señala que se está acumulando evidencia de que el consumo de alcohol también está asociado con un mayor riesgo de melanoma, de cánceres de próstata y de páncreas.

Incluso un consumo moderado puede aumentar el riesgo en algunos tipos de cáncer, entre ellos el cáncer colorrectal y el cáncer de mama. El riesgo de cáncer aumenta con un mayor número de bebidas consumidas.

3. Debilita tu sistema inmunológico

La Organización Mundial de la salud señala que el consumo de alcohol debilita el sistema inmunológico. La OMS advierte que “el consumo de alcohol y especialmente el consumo excesivo socavan la capacidad de su cuerpo para hacer frente a enfermedades infecciosas, incluido COVID-19”.

El alcohol daña las células del sistema inmunológico, también puede matar las bacterias intestinales saludables y que ayudan a reducir el riesgo de infecciones.

El Instituto Nacional sobre el Abuso del Alcohol y el Alcoholismo (NIAAA) explica que beber mucho en una sola ocasión ralentiza la capacidad de su cuerpo para protegerse de las infecciones, incluso hasta 24 horas después de emborracharse.

4. Daña tu hígado

Cleveland Clinic comparte que el 90% de las personas que beben más de dos onzas de alcohol por día desarrollan hígado graso por alcohol, la etapa más temprana de enfermedad del hígado por el consumo de alcohol. Las siguientes etapas son la hepatitis alcohólica y la cirrosis.

“El hígado graso suele ser completamente reversible en aproximadamente cuatro a seis semanas si se abstiene por completo de beber alcohol. La cirrosis es irreversible”, señaló el Dr. Narayanan Menon, director médico de trasplante de hígado.

5. Afecta la salud de tu cerebro

El Instituto Nacional sobre el Abuso del Alcohol y el Alcoholismo (NIAAA) señala que el alcohol interfiere con las vías de comunicación del cerebro. Puede afectar la apariencia y el funcionamiento del cerebro.

Los efectos del alcohol en el cerebro no solo serían a corto plazo, a largo plazo también puede tener efectos negativos en la memoria.

Consumo moderado

Hasta una bebida al día para mujeres sanas y dos bebidas al día para hombres sanos se considera un consumo moderado generalmente seguro según las pautas dietéticas estadounidenses.

Te puede interesar: