Cómo saber si la gasolina se está mezclando con el aceite del motor de mi auto

Las cantidades mínimas de gasolina en el aceite de motor no representan ningún problema, pero cuando estas cantidades aumentan es necesario preocuparse

La mezcla de gasolina y aceite de motor suele generar un fuerte olor a combustible en el auto.
La mezcla de gasolina y aceite de motor suele generar un fuerte olor a combustible en el auto.
Foto: Andrea Piacquadio / Pexels

Durante el proceso de combustión que se genera dentro del motor, es normal que la gasolina termine mezclándose con el aceite, pero en muy pequeñas cantidades. Se trata siempre de un goteo que no tiene por qué ser constante y que es una consecuencia directa de algún escape leve de los anillos de los pistones, como informa Puro Motores. Sin embargo, existen casos donde este problema puede ser mucho más evidente, convirtiéndose en una de las principales causas por las cuales un auto consume mucha gasolina. Cuando es así, existen algunas señales muy notables:

1. El auto adquiere un olor característico a combustible y este fuerte olor va acompañado de la presencia de humo blanco saliendo por el sistema de escape del motor durante la marcha. Esta primera señal es la más común.

2. Si solo se percibe el olor o, en su defecto, el humo blanco y existen dudas de que la gasolina se esté mezclando con el aceite de motor, bastará con tomar un poco del aceite con la propia varilla de medición y ponerlo en un recipiente para luego tartar de encenderlo. Si el aceite se incendia de inmediato, es una señal de que ambos líquidos se están mezclando en cantidades inadecuadas.

3. Otra señal puede ser la presión entre la bomba de combustible y el carburador. Si esta presión, que puede ser medida por un experto, baja repentinamente después de apagar el vehículo, entonces es muy probable que la gasolina se esté mezclando con el aceite.

4. Los inyectores defectuosos o simplemente sucios también pueden terminar causando este problema. Si aún quedan dudas, basta con hacer una revisión de este sistema. Cualquier avería podría estar causando una fuga que estaría llevando la gasolina a otros lugares donde no debe ir. En estos casos, no estará demás revisar debajo del auto o estar atentos al lugar donde siempre nos estacionamos. Normalmente, las fugas, aunque sean muy pequeñas, dejan rastros cuando el vehículo ha estado en reposo.

Algunas fallas en el carburador también han sido señaladas como causantes este problema, pero cuando se trata de esta pieza lo más recomendable es dejar el auto en manos de un experto de confianza. También es importante tener en cuenta que, aunque el olor a gasolina en el auto es una de las pruebas irrefutables, es recomendable observar otros síntomas para estar seguros, ya que las fugas en el sistema de inyección o en el mismo depósito de combustible podrían provocar ese mismo olor.

También te puede interesar: Por qué mi auto consume tanta agua si no tiene fugas