El queso más caro del mundo está hecho con de leche de burras rescatadas en Serbia

El queso más caro del mundo está hecho con leche de burras rescatadas, cuesta alrededor de $1,000 por aproximadamente dos tercios de una libra. Conoce más sobre cómo se elabora este queso tan único y especial

El queso más caro del mundo es un queso único que se produce en un solo lugar. El Pule Donkey Cheese está hecho con leche de burra y se fabrica en una granja que forma parte de una reserva especial en la que se protege una raza de burro balcánico en peligro de extinción.

El queso Pule es semisuave, y de acuerdo a Food & Wine tiene notas bien equilibradas de dulzura, salinidad y aroma a hierba fresca. No se empaca en grandes tamaños, los moldes son de 50 gramos.

El Pule cuesta alrededor de $1,000 por aproximadamente dos tercios de una libra. Los costos de producción también son muy elevados, no es un queso fácil de elaborar y que cualquiera sepa hacer. Tampoco se elabora en poco tiempo.

Entre diversos factores que intervienen en su costo está la cantidad de leche que se necesita. Se requieren 6.6 galones de leche en total para hacer solo 1 kilogramo de queso. Las burras lecheras producen menos de un galón de leche al día.

Reserva especial de burro balcánico

Las burras con las que se elabora el queso Pule se encuentran en una Reserva Natural Especial de Zasavica. La reserva fue fundada en 1997 por Slobodan Simić Slobodan, comenzó a rescatar burros balcánicos maltratados de granjas. Actualmente hay 300 asnos en la granja.

“Nuestra idea principal sobre los burros era salvar esta especie, porque el número de burros en Serbia era menos de 1000… Cuando llegamos a los 200 burras, teníamos un excedente de leche, pensé que también deberíamos hacer queso”.

Hacer queso Pule no es fácil ni barato

Para un kilo de queso se necesitan seis galones y medio de leche. Las burras producen menos de un galón de leche al día, mientras las vacas producen hasta 15 al día. Solo hay unos 20 burros que producen leche en la granja a la vez.

Una burra solo produce leche una vez que haya tenido un bebé, el cual está gestando por un año y dos semanas; luego hay que esperar otros tres meses más, periodo en el que el bebé toma leche. Aunado a ello, el trabajo debe hacerse manualmente, al poner una máquina de ordeño se bloquea la leche.

En la granja se pueden llegar a producir apenas entre 50 y 70 kilogramos de queso al año, aunque no se vende esa cantidad, sino una tercera parte.

Slobodan dijo a Insider que mantener la granja en funcionamiento es muy caro. Se requieren de $ 100,000 al año para mantener la tierra, alimentar los animales y pagar a los trabajadores.

No cualquiera hace queso de burra

La leche de burra tiene poca grasa y poca caseína que permite los quesos coagulen, por ello, para realizar el queso se incorpora leche de cabra y una mezcla de aditivos y bacterias. El Pule se elabora con un 60% de leche de burra y un 40% de leche de cabra.

El fabricante de queso de burra serbio señala que reconocidos expertos en leche de muchos países han intentado hacerlo y han fracasado.

El queso Pule no puede ser vendido en todo el mundo

El Pule se realiza con leche fresca, sin hervir, los fabricantes creen que de hacerlo “perderá todos esos preciosos ingredientes y luego tendrá algo que no es valioso”. Algunos países no permiten la venta de quesos sin pasteurizar.

Food & Wine comparte que la leche de burra ha sido venerada durante mucho tiempo en los Balcanes por sus aparentes beneficios para la salud. “Se cree que es un refuerzo inmunológico y también es bueno para la piel”.

Te puede interesar: