$276 millones de dólares le costaron a los contribuyentes las elecciones revocatorias de California

California vivió un proceso electoral de destitución, que al final no logró los objetivos de los demandantes. Ahora los californianos deberán pagar el costo, independientemente de si firmaron o no para que se llevara a cabo este proceso revocatorio

Los californianos no están contentos con el millonario costo de las elecciones revocatorias.
Los californianos no están contentos con el millonario costo de las elecciones revocatorias.
Foto: Justin Sullivan/ / Getty Images

Ya California terminó sus elecciones revocatorias y el resultado es que Gavin Newsom sigue siendo el gobernador de ese estado. Pero la pregunta es si esto deja completamente contentos a los californianos, porque ahora toca sacar cuentas y saber cuánto realmente costó este referéndum a todos los contribuyentes, independientemente de si firmaron o no para el revocatorio.

Según los cálculos, este proceso electoral tuvo un costo de $276 millones de dólares. Se trata de una estimación hecha del gasto de cada condado del estado, que calculaba $243.6 millones de dólares. Y adicional a este costo se suma un monto de 32.4 millones de dólares que se deben destinar a la Oficina del Secretario de Estado que es el ente que se encarga de la realización de este proceso electoral especial. Todos estos cálculos tienen origen en un análisis del profesor y estudioso del tema de economía internacional, Alejandro Díaz-Bautista.

En el mes de junio, las proyecciones indicaban que los costos de estas elecciones serían al menos de unos $215 millones de dólares, un monto menor de lo calculado de lo que realmente se gastó.

Ya en su momento, el director del Departamento de Finanzas de California, Keely Martin Bosler, había mencionado que ese cálculo de $215 millones de dólares no reflejaban los costos de la Secretaría del Estado para una elección de destitución.

Pero esos no son los únicos costos que genera un proceso electoral, también se deben tomar en cuenta el gasto de los candidatos en campaña, incluso el del gobernador al que se le cuestionó su mandato.

Orrin Heatlie, un ex agente del Departamento del Sheriff del Norte de California, en su momento desestimó las cifras del gasto total en una elección y más bien acusó a Newsom por el gasto de dinero para complacer a los votantes en vías de aumentar su permanencia en el cargo político.

Heatlie se refería a las propuestas del gobernador de nuevos pagos de estímulo y los premios en dinero que ofreció como estímulo para que los ciudadanos acudieran a vacunarse.

“Con los miles de millones que este gobernador está repartiendo en devoluciones de retiro y payasadas en programas de juegos, el costo de las elecciones es una pequeña inversión en el futuro del estado”, enfatizó Orrin Heatlie.

Previamente una encuesta de los condados de California, había determinado que los costos para realizar una elección de destitución tendrían como origen los centros urbanos del estado. Y se estimaron costos alrededor de:

  • Los Angeles con $49.1 millones de dólares.
  • San Bernardino con $32 millones de dólares.
  • San Diego con una estimación de $20 millones de dólares.
  • Alameda con $21 millones de dólares, lo cual fue considerado bastante alto para la localidad.

De hecho, al principio de todo este proceso los costos habían sido calculados alrededor de los $400 millones de dólares, porque había que tomar en cuenta todo lo relacionado a la “protección” para evitar el contagio del Covid-19, aún presente en nuestras vidas.

Lo cierto es que el monto que hay que pagar por estas elecciones revocatorias no es del total agrado de los californianos, independientemente de la opinión política que hayan tenido sobre la petición de destitución del actual gobernador.

Esta es la segunda vez en la historia del estado de California que se intenta revocar el mandato de un gobernador, la anterior fue en 2003 con Gray Davis, quién luego del revocatorio fue sustituido por Arnold Schawarzenegger.

**

También te puede interesar:

Nuevo plan de financiamiento para parques en barrios de pocos recursos en San Diego, California.

Una aldea de casas prefabricadas: un proyecto de solución temporal para “homeless” de Los Angeles.