Autoridades de California, dispuestos a dar prórroga de 45 días a trabajadores de la salud por mandato de vacunación

El Departamento de Salud Pública podría retrasar el plazo para que empleados del sector salud sean inmunizados sin tener el riesgo de perder sus puestos de trabajo

California podría entrar en una crisis sanitaria en caso de aplicar el mandato de vacunación para trabajadores del sector salud.
California podría entrar en una crisis sanitaria en caso de aplicar el mandato de vacunación para trabajadores del sector salud.
Foto: Mario Tama / Getty Images

Las autoridades de salud de California estarían dispuestas a ofrecer una prórroga de 45 días a los trabajadores de la salud a unas horas de que entre en vigor el mandato de vacunación por COVID-19.

El Departamento de Salud Pública de California avisó a los ejecutivos de la Asociación de Hospitales del estado que podrían aplazar la fecha límite para permitir que los empleados del sector que todavía no se han inmunizado puedan permanecer en sus lugares de trabajo y así evitar una escasez crítica de personal.

El 5 de agosto, el Departamento de Salud Pública de California ordenó que los trabajadores de la salud del estado debían vacunarse antes del 30 de septiembre con la amenaza de suspenderlos de sus puestos de trabajo.

Por el momento no se ha informado cómo definirá el estado una escasez de trabajadores ni el proceso para que los proveedores de atención sanitaria puedan operar bajo una prórroga.

California marcó la pauta a nivel nacional

El mandato de vacuna para empleados del sector salud fue el primero de su tipo en California, y fue seguido por un ordenamiento federal que entra en vigor el 22 de noviembre.

Esta semana, el Distrito Escolar Unificado de San Diego también hizo público un mandato que aplicará a sus estudiantes y trabajadores escolares a estar inmunizados a mediados de diciembre.

La inquietud está presente sobre si sectores vitales podrían permitir a sus trabajadores dejar sus puestos en caso de negarse a ser vacunados, y eso se refiere a médicos, enfermeras, policías, bomberos, profesores o paramédicos, cuya preparación requiere años.

En cuestión de la atención sanitaria, las semanas recientes ha tenido un incremento debido al número de contagios de coronavirus que continúan registrándose cada día, además del alto porcentaje de residentes que requieren ser hospitalizados, y no solo de COVID-19 sino también por otras enfermedades de cuidado o de tratamientos que tuvieron que retrasarse desde 2020 debido a la pandemia.

En San Diego, algunos proveedores no tendrán cambios

En San Diego, el director de Scripp Health, Chris Van Gorder, afirmó que su organización no tiene planes de cambiar su postura, por lo que seguirán adelante con el despido de empleados que no estén vacunados a finales de esta semana.

El proveedor de servicios sanitarios señaló que 140 de sus empleados y 8 médicos dejarán la empresa debido a que no se vacunarán.

Scripps Health cuenta con más de 16 mil empleados y 3,325 médicos afiliados.

El proveedor otorgó 430 exenciones por motivos religiosos y 125 por razones médicas para no ser vacunados. Los trabajadores podrán permanecer en sus trabajos siempre y cuando utilicen mascarillas y se sometan a controles de COVID-19 dos veces por semana.

Te puede interesar:

· Los Ángeles más cerca de exigir prueba de vacuna covid-19 en lugares públicos cerrados
· Saturan enfermos de COVID-19 unidades de cuidados intensivos de hospitales en centro de California
· Al alza el número de personal médico que se contagia de COVID-19 en Los Ángeles