Biden convocó a una alianza de grandes bancos para presionar a congresistas a elevar el techo de la deuda

El presidente se reunió con los jefes de los grandes bancos y otras personalidades de las finanzas para que presionen al Congreso a elevar el techo de la deuda y evitar así la suspensión de pagos

Biden se reunió con banqueros y financistas para que pidieran al Congreso elevar el techo de la deuda.
Biden se reunió con banqueros y financistas para que pidieran al Congreso elevar el techo de la deuda.
Foto: MICHAEL REYNOLDS / EFE

WASHINGTON – El presidente Joe Biden se alió este miércoles con directivos de grandes empresas estadounidenses, entre ellas bancos como Citibank y JP Morgan Chase, para presionar a los republicanos en el Congreso y resolver la crisis económica que amenaza el país, debido al estancamiento en la negociación para elevar el techo de la deuda.

Ante el riesgo cada vez más real de una suspensión de pagos de la deuda soberana que podría provocar una crisis financiera en Estados Unidos, Biden quiso cerrar filas con figuras destacadas del ámbito de las finanzas para urgir al Senado a que apruebe esta semana una suspensión del límite de endeudamiento.

“Nuestros amigos republicanos tienen que dejar de jugar a la ruleta rusa con la economía estadounidense”, subrayó Biden durante una reunión virtual con esos empresarios en la Casa Blanca.

El presidente alertó de un “daño económico irreparable” si Estados Unidos alcanza su límite de endeudamiento, algo que según el Departamento del Tesoro se producirá el próximo 18 de octubre, a no ser que el Congreso actúe antes para permitirles emitir más deuda.

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, explicó en la misma reunión que, una vez pasada esa fecha, las arcas públicas tendrán “muy poco efectivo, que se agotará rápidamente”, y Estados Unidos “enfrentará probablemente una crisis financiera”.

A la cita virtual asistieron los directores ejecutivos de Citibank, JP Morgan Chase y Bank of America; así como del operador de bolsa Nasdaq, la multinacional de servicios de consultoría Deloitte, el fabricante de microprocesadores Intel, el fabricante aeroespacial y militar Raytheon Technologies, y la asociación de mayores de 50 años AARP.

“Incumplir las obligaciones de deuda causaría un daño duradero para la credibilidad de Estados Unidos respecto a sus inversores y a los mercados financieros de todo el mundo”, advirtió durante la sesión la directora ejecutiva de Citibank, Jane Fraser. “No podemos esperar hasta el último minuto para resolver esto, claramente estamos jugando con fuego ahora mismo”, añadió.

Su homólogo en JP Morgan Chase, Jamie Dimon, alertó que una suspensión de pagos de Estados Unidos podría derivar en una “catástrofe completa para la economía global”; mientras que la presidenta de Nasdaq, Adena Friedman, explicó que ya se está empezando a detectar “volatilidad” en los mercados.

Los demócratas temen que, si el Senado no avanza esta misma semana hacia una suspensión del límite de deuda, los mercados financieros se resientan y se llegue a una situación similar a la de 2011, cuando Estados Unidos estuvo a punto de incurrir en suspensión de pagos y Standard & Poor’s rebajó la nota de solvencia del país.