Raising Cane’s puso a los empleados de oficina a trabajar en la cocina y caja ante la escasez de personal

Desde que los estados suspendieron los beneficios por desempleo, los datos muestran que no ha aumentado de manera considerable la recuperación de los empleos perdidos desde el inicio de la pandemia de coronavirus.

La dificultad de contratar trabajadores es una constante en los negocios y restaurantes en todo el país
La dificultad de contratar trabajadores es una constante en los negocios y restaurantes en todo el país
Foto: PATRICK T. FALLON / AFP / Getty Images

Raising Cane’s Chicken Fingers, una cadena de comida rápida que cuenta con más de 500 restaurantes y que es conocida por sus platos de dedos de pollo, enviará a la mitad de su personal corporativo a las sucursales de todo Estados Unidos esta semana a trabajar en sus sucursales. De acuerdo a la agencia Bloomberg, 200 empleados de su oficina en Dallas han sido enviados a sus sucursales a trabajar. 

La decisión de Raising Cane’s incluye personal de las áreas de marketing y formación. La compañía de comida rápida dijo que los vicepresidentes senior estaban entre el personal que sería enviado a los restaurantes.

AJ Kumaran, su director general, dijo:”No es ningún secreto que el mercado actual de la contratación es un reto, y ante nuestro enorme crecimiento del próximo año, contar con el apoyo que necesitamos es fundamental. Estamos todos juntos en esto”.

Raising Cane’s, con sede en Baton Rouge, Luisiana, cuenta con 40,000 trabajadores y tiene previsto ampliar su presencia en 2022

Relacionado: Las razones del por qué la gente no quiere regresar a trabajar en Estados Unidos, según Esther Duflo, Premio Nobel de Economía

La crisis de la mano de obra

El sector restaurantero sufre desde hace un año escasez de trabajadores y muchos restaurantes afirman que tienen dificultades para encontrar personal. 

Algunos empresarios han decidido subir los sueldos, lo que ha provocado un aumento de los precios de los menús. Tal es caso de la cadena de comida rápida Chipotle que subió recientemente los precios de su menú en un 4% después de que anunció sus planes de aumentar el salario a sus trabajadores en promedio de $13 a $15 dólares.

Mientras otros, han llegado a culpar a la falta de ganas de trabajar ante la escasez de mano de obra. Por su parte, los trabajadores dicen que no necesitan aceptar trabajos mal pagados en un mercado laboral sumamente competitivo.

Por primera vez desde abril de 2020, en agosto el número de personas empleadas en el sector de la alimentación cayó, según las cifras de empleo de la Oficina de Estadísticas Laborales.

Te podrá interesar: