5 mejores alimentos que tienen grasas buenas para tu cuerpo

No todas las grasas son malas. Tu cuerpo necesita grasas, por ello son una parte esencial de una dieta sana y equilibrada. Hay 5 tipos de alimentos ricos en grasas buenas, entre sus cualidades, pueden mejorar los niveles de colesterol en sangre

El aguacate es un fruto rico en grasas buenas para el corazón.
El aguacate es un fruto rico en grasas buenas para el corazón.
Foto: Daria Shevtsova / Pexels

Tu cuerpo necesita que incluyas grasas en tu dieta, aunque no demasiada. No todas las grasas son iguales; hay grasas que son beneficiosas para tu salud (grasas insaturadas), mientras que hay otras (grasas saturadas y grasas trans) que pueden aumentar tu riesgo de enfermedad. Los expertos en salud sugieren optar alimentos que aportan grasas “buenas”.

El Servicio Nacional de Salud de Reino Unido (NHS) señala que la grasa es una fuente de ácidos grasos esenciales que el cuerpo no puede producir por sí mismo. Es necesaria para absorber las vitaminas son solubles en grasa, como la vitamina A, vitamina D  y vitamina E. La grasa también se convierte en energía e incluso ayudan a sentirte satisfecho.

Las grasas no saturadas (insaturadas) son beneficiosas porque pueden mejorar los niveles de colesterol en sangre, aliviar la inflamación, estabilizar el ritmo cardíaco, según la Escuela de Salud Pública de Harvard.

Alimentos que aportan grasas buenas para tu cuerpo

1. Pescado graso

Pescado
Foto: Sebastian Coman Photography/Pexels

El pescado graso es rico en ácidos grasos omega-3. Entre los pescados más ricos en omega-3 están el salmón, las sardinas, la caballa, la trucha, el arenque y el atún. Las grasas omega-3 ayudan a prevenir enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares. La Asociación Estadounidense del Corazón (AHA) recomienda consumir al menos 8 onzas de pescado no frito cada semana.

La Escuela de Salud Pública de Harvard también destaca la importancia de consumir pescados ricos en omega-3, especialmente para las mujeres embarazadas o que esperan quedar embarazadas y las madres lactantes.

2. Nueces

Nueces
Foto: Jess Loiterton/Pexels

Las nueces, almendras y maní son ricos en grasas buenas, proteínas y fibra. Son un bocadillo saludable que pueden ayudar a reducir el colesterol y también a controlar el peso. La AHA recomienda consumir un puñado pequeño (aproximadamente 1 onza) de nueces y semillas sin sal al día.

3. Aguacate

Aguacate
Foto: Laker/Pexels

El aguacate es en grasas buenas, principalmente ácido oleico, que también es el componente principal del aceite de oliva. Es un fruto repleto en nutrientes que favorece la salud del corazón. Además de sus grasas buenas aporta fibra, vitaminas y minerales como el potas, nutriente que ayuda a mantener estables los latidos del corazón.

Los aguacates también contienen antioxidantes luteína y zeaxantina, los cuales promueven la salud de los ojos. Por si fuera poco, tienen un compuesto que solo está presente en los aguacates que ayuda a retrasar o prevenir la diabetes, se trata de la avocatina B (AvoB).

4. Aceite de oliva

Aceite de oliva
Foto: Steve Buissinne/Pixabay

El aceite de oliva es uno de los aceites más saludables para cocinar y aderezar. El aceite de aguacate es otra buena opción.

5. Semillas de chía y lino

Fruta y chía
Foto: Adela Cristea/Pexels

Las semillas de chía son la fuente vegetal más rica en ácidos grasos omega-3. Las semillas de chía son una proteína completa que contiene los nueve aminoácidos esenciales que el cuerpo no puede producir.

Las semillas de lino tienen alto contenido en fibra y también aportan omega-3. Diversos estudios han asociado al consumo de semillas de lino con la reducción de colesterol malo. Otras semillas con grasas buenas son las de calabaza, sésamo y girasol.

Grasas que debes limitar

Las grasas saturadas pueden elevar los niveles de colesterol en la sangre y aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca. Las grasas trans son el peor tipo de grasa para el corazón, aun en pequeñas cantidades; aumentan el colesterol malo, crean inflamación y contribuyen a la resistencia a la insulina.

Las grasas saturadas se encuentran principalmente en las carnes rojas y los productos lácteos enteros. También en el aceite de coco, el aceite de palma y el aceite de palma. El aceite parcialmente hidrogenado no es la única fuente de grasas trans; también se encuentran naturalmente en la grasa de res y la grasa láctea en pequeñas cantidades.

Te puede interesar: