Arrestan a un policía del Capitolio por obstruir en la investigación del asalto del 6 de enero

Michael A. Riley, un oficial de policía del Capitolio fue acusado de decir a un sospechoso del asalto del 6 de enero que ocultara pruebas que lo podrían comprometer

El FBI continúa identificando y arrestando a los que participaron en los disturbios.
El FBI continúa identificando y arrestando a los que participaron en los disturbios.
Foto: Jon Cherry / Getty Images

Un oficial veterano de la Policía del Capitolio de Estados Unidos fue arrestado el viernes por presuntamente alentar a un sospechoso de participar en el asalto al Capitolio del 6 de enero, a que ocultara evidencia de su participación en el ataque. El oficial enfrenta dos cargos de obstrucción de la justicia y ha sido puesto en licencia administrativa mientras el caso está en curso.

El agente, Michael A. Riley, ha sido apartado por el momento del cuerpo de la Policía del Capitolio.

De acuerdo con la Fiscalía, el acusado habría pedido a sus contactos en redes sociales que participaron en el motín que retiraran las fotografías que se tomaron aquel día, pues podrían ser detenidos.

“La obstrucción a la justicia es una acusación muy seria”, ha dicho el jefe de la Policía del Capitolio, Tom Manger, quien ha comunicado que el departamento ha sido consciente desde hace “varias semanas” que Riley estaba siendo investigado.

Según la Fiscalía, Riley se habría puesto en contacto con otros usuarios de redes sociales que habrían participado en el ataque al Capitolio del 6 de enero para mostrarles su apoyo y recomendarles que eliminaran las fotografías que habían publicado, para evitar represalias de las autoridades.

“Soy un oficial de la Policía del Capitolio que está de acuerdo con su postura política”; o “elimine la parte en la que estuvo en el edificio, están investigando y van a presentar cargos contra todos los estuvieron allí. ¡Esté atento!”, son algunos de los mensajes, que según la Fiscalía, Riley habría enviado.

“Me alegra que hayas salido ileso de allí. Más de cincuenta agentes resultaron heridos, algunos bastante graves”, le habría dicho también Riley a uno de sus contactos, a quien posteriormente le recomendó dejar las redes sociales.

“Están arrestando cada día a decenas de personas. A todos los que estaban en el edificio, participaron en actos violentos o en daños a la propiedad… Y todos están siendo acusados bajo leyes federales por delitos graves”, es otro de los mensajes que la Fiscalía atribuye a Riley.

Una de las personas con las que Riley mantuvo comunicaciones los días posteriores al asalto fue arrestada por el FBI el pasado 19 de enero, un día antes de el agente eliminara estos mensajes.

Riley, quien ha trabajado para la Policía del Capitolio durante los últimos 25 años, no estaba dentro del edificio durante el ataques, aunque sí de servicio, pues respondió a los avisos sobre la supuesta presencia de un artefacto explosivo en las inmediaciones del lugar ese mismo día.

Hasta el momento unas 630 personas han sido identificadas por su participación en el asalto al Capitolio y están a la espera de sus sentencias, mientras que cerca de una veintena ya han recibido algún tipo de sanción, la mayoría de las cuales por manifestarse ilegalmente en las instalaciones del Capitolio, el acuerdo base al que han llegado la mayoría de ellos con el Departamento de Justicia.

Los últimos han sido Edward Hemenway y Robert Bauer, condenados a 45 días de prisión, después de que las autoridades consideraran sus antecedentes penales como agravantes.

Con información de agencias

Te puede interesar:

Comité que investiga asalto al Capitolio pide registros de las comunicaciones de Trump en la Casa Blanca

Biden rechaza pedido de Trump de retener documentos de la Casa Blanca sobre el asalto al Capitolio

El exasesor de Trump, Steve Bannon, será acusado de ‘desacato criminal’ por no asistir a citación del Congreso